#LoÚltimo
¿Qué pasa con las recargas de Movilnet? Esto denuncian los usuarios en redes sociales | ¿Instagram o Facebook te han cerrado la cuenta? acá los pasos para recuperarlas | Este sábado se dará inicio a proceso de postulación para presidenciales (+CNE) | Madre de Adriana Urquiola recordó su muerte y pidió esto para el asesino Yonny Bolívar | CNE: Próximo 15 de marzo serán elegidos votantes que prestarán servicio electoral en presidenciales | Nueva edición del paso a nado de los ríos Orinoco y Caroní ya tiene fecha | "A veces de las derrotas se aprende más que de las victorias": Jorge "El Niño" Linares | Gobierno pasa a la ofensiva con el petro, el Carnet de la Patria y las megaelecciones | Guárico, Lara, Nueva Esparta y Monagas reciben ronda de distribución de medicamentos (+0800SaludYa) | Acá le decimos cómo comprar bitcoin en bolívares desde Venezuela | Esta es “la vuelta” que ahora quiere darle Colombia a supuesto origen de trochas en la frontera | Ojo pelao: Esto ya hacen en Internet con falsos petros y el nombre de Chávez para estafar | A jóvenes emprendedores: Banco del Tesoro entregó Bs. 212 millones en créditos | Santos reiteró llamado injerencista contra Venezuela desde la OEA | ¿Será candidato? Esto respondió Eduardo Fernández | Vladimir Padrino está en Rusia para actos conmemorativos del Ejército Rojo (+Centenario) | Lo último: Postulan a Eduardo Fernández como candidato a las presidenciales (+Copei) | ¿Chicas “prepagos” también aceptan criptomonedas? Acá los detalles | Sigue palo abajo: Así se ubica el dólar paralelo este viernes | Denuncian venta ilegal de medicinas de "uso oficial" en esta farmacia de Lara | Ola de frío continuará en estos estados del centro y zona costera hasta el mes de marzo (+Inameh) | En video: Trump confesó que esto hace con su calvicie para esconderla |
Niños de primera, niños de segunda (+Carolina Vásquez Araya)
lunes, 25 de abril 2016
La Iguana Facebook
La Iguana Google Plus

cuadro-nin.jpg

He visto muchas veces el gesto de desprecio ante un menor pobre, mal vestido, sucio y hambriento. No es un gesto de desprecio hacia quienes de una u otra forma lo han condenado a una vida de miseria, sino hacia la víctima: ese niño o niña cuyo destino está en manos de adultos cuyo poder de decidir, de acuerdo con sus propios intereses y visión de las cosas, marcará el rumbo de su existencia.

 

En una avenida cualquiera, cuando el semáforo marca el alto, se acercan, botellita de plástico en ristre, a lavarle el parabrisas del auto por lo que usted quiera darle. Quizá usted le siga el juego por una moneda de a veinticinco, pero por lo general lo que esos menores reciben es un gesto de rechazo y una mirada severa que se puede traducir como: “cuidado y me tocás el carro”, antes de reemprender la marcha con las ventanillas herméticamente cerradas por el temor a ser víctimas de un asalto.

 

En el semáforo siguiente, otros más audaces realizan modestos espectáculos de acrobacia con la esperanza de recibir algo de dinero. Son niñas y niños de edades que oscilan entre 4 y 9 años, cuyo magro estado físico apenas les permite ejecutar unas tímidas piruetas. Se sabe de la existencia de redes de explotación que utilizan a decenas de niños y niñas para mendigar durante largas y extenuantes jornadas, razón por la cual muchos les dan la espalda, convencidos de actuar correctamente para no alimentar esa forma de explotación.

 

Sin embargo, la realidad de la niñez en situación de calle rebasa esos marcos. La profundización de la pobreza en grandes sectores de la población, sumado a la falta de atención en salud reproductiva, la ausencia de políticas de población, el estigma religioso contra los anticonceptivos y los obstáculos para ofrecer educación de calidad han condenado a las familias a un régimen de sobrevivencia tan extremo, que en él no cabe el lujo de ofrecer un mejor pasar a sus propios hijos.

 

Esa niñez abandonada a su suerte no parece tener espacio en las prioridades del Gobierno como tampoco en las de una comunidad humana más centrada en mantener su estatus que en ocuparse de problemas ajenos. El caso es que esa niñez arrojada a las calles no es un tema ajeno, sino uno concerniente a toda la ciudadanía. ¿Cómo se podrá avanzar en el combate a la violencia con un contingente tan numeroso de candidatos a integrar pandillas? Porque en ellas reside una de las escasas salidas de estos niños a la situación de extrema necesidad en la cual transcurre su vida.

 

Desde una perspectiva tan estrecha como deshumanizante, la sociedad suele observar a la niñez en situación de calle como un problema ajeno en cuya solución no tiene responsabilidad alguna. A pesar de existir oenegés y algunas instituciones del Estado cuya labor para paliar la situación de estos menores resulta insuficiente ante la abrumadora realidad, cada día son más los niños desprotegidos, enfrentados a perder la vida entre drogas, violencia callejera y presiones de las organizaciones criminales para obligarlos a engrosar sus filas.

 

Estos son los niños “de segunda”: nacidos en circunstancias de miseria, víctimas de numerosas formas de violencia dentro y fuera de su hogar, sin capacidad para encauzar su vida por una ruta de progreso y mucho menos para desarrollar su potencial físico, intelectual y humano. Ellos representan la gran deuda de la sociedad. Una deuda que pesa como un inmenso lastre contra cualquier esfuerzo por alcanzar el desarrollo y salir de la espiral de retraso en que se encuentra el país.

 

(Carolina Vásquez Araya desde Guatemala / elquintopatio@gmail.com)