#LoÚltimo
Venezuela rechazó informe sobre DDHH elaborado por EEUU (+Comunicado) | Barcelona le metió 5 goles al Sevilla y se tituló en la Copa del Rey | Países africanos conocieron todo sobre el sistema electoral en Venezuela | Murió Verne Troyer, conocido por su papel de Mini-Me: Tenía 49 años | Imagen de Chat: Mensajería gratuita, la competencia de whatsapp y creada por Google | En menos de 1 día subió Bs 300 mil: Así es el aumento desproporcionado de la carne (+Video) | Una tormenta magnética en la Tierra sorprendió a los científicos | Foto: 4 piezas de pollo ya son vendidas en Bs 1.450.000 | Las fantasías sexuales, los indígenas, sin vergüenza y sin culpa | Daniel Ortega: El diálogo es imprescindible para la paz (+Protestas) | Maduro: Estamos listos para resolver nuestras diferencias con Panamá | Por esto denuncian a Almagro cuando fue canciller | Video: El gran gesto de Salomón Rondón con fanático que le pidió la camiseta | EEUU usó fósforo blanco en pueblos de Irak y Siria (+Washington Post) | Unasur: Bolivia convoca a una reunión extraordinaria y niega abandono de países | La derecha nicaragüense se anima a guarimbear: nuevo intento del “golpe suave” | Estos son los primeros datos sobre las posibles causas de la muerte del DJ Avicii | Joaquin Sabina fue hospitalizado tras sufrir una trombosis en su pierna (+Madrid) | Operación Dron: Así lavaban los dólares entre concesionarios en Táchira | “Descarada”: Respuesta a Tintori porque todavía dice que GNB murió por desconocido durante guarimbas | ¿Armas químicas?: Así fue el montaje en redes sociales contra el gobierno de Nicaragua | Elecciones 20M: Partidos avalaron auditorías a cuadernos y máquinas de votación |
PURO SURREALISMO: ENTÉRESE DE LOS ESTRAGOS QUE CAUSA "EL TELEFONITO" EN LA MUD (+EARLE)
sábado, 27 de diciembre 2014
La Iguana Facebook
La Iguana Google Plus

TELEFONO-C.jpg

El telefonito

 

Por Earle Herrera

 

Cuando el pícaro escocés Alexander Graham Bell le paleaba su invento al florentino Antonio Meucci, no imaginaba los estragos que el aparatico causaría en la MUD. Como canturreaba Popy, el teléfono es una necesidad, pero también un martirio político para la oposición teledirigida. Sus diputados, cada vez que suena el celular, quedan paralizados in situ. Unas veces los llama alguno de los financistas exógenos; otras, la voz viene de la MUD y, cuando la cosa es muy grave, de la misma Embajada. Esta última llamada es la que acalambra y engurruña. El telefonito estuvo particularmente activo y mortificante el 22 de diciembre, día en que la Asamblea Nacional designaría a los titulares de los poderes públicos. La bancada opositora escogió los parlamentarios que integrarían cada uno de los comités y seleccionó a sus afines de la “sociedad civil”. 

 

Unos y otros participaron en todas las reuniones, evaluaron a los postulados y firmaron los informes respectivos. Aquella oposición de golpes, sabotajes, guarimbas, atajos y rabietas mal drenadas quedaba atrás. Algún día habría de madurar y ese día, al parecer, había llegado, pero… sonó el telefonito.

 

La bancada que se autodenomina “alternativa democrática” entró en crisis. Empezaron a reunirse en grupos de tres o cuatro. Hablaban entre ellos, con el agobiante aparato incrustado en la oreja. La Embajada reclamaba. Los financistas presionaban. Lo grupos saltaban.

 

De pronto designaban a un orador que despotricaba contra los nombres que ellos mismos propusieron. El tribuno desdecía de sus candidatos al poder ciudadano, electoral o judicial, todos ellos gente respetable minutos atrás, hasta el inoportuno momento en que sonó el telefonito.

 

Los postulados de la oposición que veían la sesión por pantalla plana no se lo podían creer. Quienes los postularon ahora los dejaban guindando, en manos del “detestable oficialismo” que, al mantener su palabra, votaba por ellos.

 

Puro surrealismo. Nunca un postulado odió más a un teléfono móvil. En la Embajada sonreían. Nacía la guarimba telefónica parlamentaria, engendrada por el ayuntamiento contra natura del telefonito y el miedo.

 

Al caer la tarde, los diputados opositores abandonaban la sesión maldiciendo el celular que a última hora les cambió la vida.


 
(ÚN)