El presidente Miguel Díaz-Canel, afirma que Cuba es “un ejemplo de la real disidencia” ante las campañas difamatorias que impulsa EEUU contra la isla.

En declaraciones ofrecidas el miércoles durante una sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba (ANPP, Parlamento), el mandatario cubano reprochó las críticas del presidente de EEUU, Joe Biden, quien llamó a la isla un “estado fallido que reprime a sus ciudadanos”, mientras que su propia Administración sigue imponiendo un bloqueo cruel a la isla incluso en medio de la pandemia del coronavirus, causante de la COVID-19.

“Un Estado fallido no soporta 62 años de bloqueo recrudecido en medio de una pandemia, tampoco lo hace una dictadura. Rechazamos categóricamente esos términos con los que tratan de ponerle etiqueta a una Revolución que en sucesivos actos de creación heroica se ha convertido en ejemplo de real disidencia a la hegemonía impuesta por el capitalismo”, aseveró Díaz-Canel.

En este sentido, puso énfasis en que la Cuba del siglo XXI, a la que Washington bloquea, es la que está avanzando en diferentes campos, entre ellos la lucha contra la pandemia, además de desarrollar su economía pese a las políticas hostiles externas. “Nos tildan de tiranía, dictadura, pero es en Cuba donde se somete a consulta popular y a referendo aprobatorio con fuerza vinculante”, acentuó.

De acuerdo a Díaz-Canel, el Gobierno estadounidense ha determinado convertir las agresiones a Cuba en su “política oficial”, lo cual ha despertado el “rechazo” de la comunidad internacional en reiteradas ocasiones.

No obstante, hizo hincapié en que, pese a tales medidas de EEUU, La Habana no renunciará a promover una relación constructiva con Washington sobre la base del “respeto mutuo”. “Facilitamos y promovemos lazos con ese pueblo, con énfasis en la comunidad de cubanos que allí residen”, afirmó el líder cubano.

Asimismo, subrayó la necesidad de continuar promoviendo las relaciones comerciales con el exterior, las cuales, a su juicio, se han visto “considerablemente afectadas” por el bloqueo norteamericano y sus intentos de “satanizar” al sistema político de la isla, presentándola como un “régimen dictatorial y arbitrario”.

“Es necesario despojarnos de prejuicios y falsos temores respecto a la inversión foránea, y reconocerlos en el desarrollo de actores económicos no estatales constituidos en personas jurídicas”, afirmó el mandatario cubano.

La postura hostil estadounidense contra La Habana sigue manteniéndose mientras que, durante su campaña electoral, Biden prometió que eliminaría las sanciones impuestas por el expresidente Donald Trump (2017-2021) a la isla; sin embargo, lleva desde el pasado 20 de enero en la Casa Blanca y siguen en vigor las 243 medidas coercitivas promulgadas en el marco de la “máxima presión” del entonces líder republicano.

(HispanTV)

Comentarios Facebook