Era tan largo como un coche, pesaba 50 kilos y avanzaba a una gran rapidez, gracias a su exoesqueleto articulado, impulsado por la sucesión de pequeñas patas. Se trata de los restos del mayor ejemplar de Arthropleura (similares a un milpiés gigante) hallados hasta la fecha en el mundo.

El fósil de 326 millones de años fue descubierto por un estudiante universitario en la playa de Howick, en Northumberland, al noreste de Inglaterra. Una sección del acantilado cayó a la playa por efecto de la erosión y dejó a la vista el impresionante segmento de 75 centímetros.

Cuatro personas hicieron falta para cargar con él y desplazarlo hasta la Universidad de Cambridge, donde será exhibido por primera vez en el nuevo año en el Museo Sedgwick, tras la difusión de su hallazgo en la Revista de la Sociedad Geológica.

«Fue un descubrimiento totalmente casual«, reconoció a The Guardian el profesor Neil Davies, del Departamento de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Cambridge. «La manera en que cayó el acantilado, la grieta que dejó perfectamente a la vista, el hecho de que un antiguo estudiante nuestro estuviera paseando por allí en esos momentos».

A partir del segmento hallado, los científicos han reconstruido virtualmente el ejemplar de Arthropleura, que llegó probablemente a medir 2,7 metros de largo y a pesar 50 kilos. Los restos pertenecen al período Carbonífero, unos 100 millones de años antes de la llegada de los dinosaurios, cuando lo que hoy es Gran Bretaña se encontraba más cerca del ecuador, estaba cubierto por selvas y tenía temperaturas más cálidas.

No pudo adaptarse al cambio en el clima

El Carbonífero dejó paso al período Pérmico, más seco, lo que contribuyó a una progresiva desertificación. Los niveles de oxígeno en la atmósfera descendieron y se cree que los artrópodos gigantes -que poblaron las regiones ecuatoriales durante 45 millones de años- acabaron extinguiéndose por no poder adaptarse al nuevo clima.

«No podemos saber exactamente los que comían, pero había muchas plantas, semillas y frutos disponibles», recalca el profesor Davies, que da cierta credibilidad a la imagen de los milpiés gigantes con grandes fauces. «Es muy posible también que fueran depredadores y que se alimentaran de otros invertebrados o incluso de pequeños anfibios».

El descubrimiento del mayor ejemplar de Arthropleura se produjo casi al mismo tiempo que el hallazgo de los esqueletos de cinco mamuts de la edad de Hielo, magníficamente conservados al cabo de 200.000 años, en la región de los Cotswolds, al oeste de Inglaterra. El naturalista David Attenborough ha estado de hecho ocupado todo el año en el insólito descubrimiento que ha dado un pie a un documental, Attenborough and the Mammoth Graveyard, que emitirá la BBC el 30 de diciembre.

(elmundo.es)

Fragmento fosilizado del organismo hallado

Científicos de Cambridge hallaron un fósil de milpiés gigantes de apróximadamente 326 millones de años.

 

Comentarios Facebook