Un centenar de positivos en coronavirus se someterá a un ensayo clínico para probar un tratamiento de fotodesinfección nasal. Las pruebas las realizará la Clínica Universidad de Navarra y podría dar una solución a la alta transmisibilidad del coronavirus

Los aerosoles que emitimos al respirar son la principal vía de contagio del coronavirus. Estas gotículas transportan al patógeno y cuantas más absorbe una persona sana, más posibilidades tiene de infectarse. Así, las vías respiratorias se convierten en puerta de entrada y salida del virus. Para evitar que se pasee entre individuos, la empresa canadiense Ondine Biomedical Inc. presenta una respuesta. Y lo hace en España. 

La Clínica Universidad de Navarra (CUN) realiza un estudio para probar un dispositivo de la compañía norteamericana para combatir la transmisibilidad del coronavirus. Este se centra en la fotodesinfección de las fosas nasales de las personas contagiadas. Así, el centro sanitario trabaja en un ensayo en el que participan 100 pacientes que han dado positivo en una prueba PCR y no han requerido ingreso. En concreto, la CUN es el único hospital del mundo que coopera, según un comunicado de Ondine Biomedical Inc. 

El especialista del Servicio de Enfermedades Infecciosas de la CUN y co-investigador principal del ensayo de 2022, Francisco Carmona, ha recordado que la fotodesinfección nasal no cura al paciente, sino que busca impedir que el virus se transmita a personas no contagiadas. El aparato de Ondine Biomedical Inc. contribuye a «destruir el reservorio del COVID-19 en las fosas nasales, donde la replicación del virus es más activa los primeros días». 

«Si conseguimos esto, esperamos que el virus no se transmita y que el paciente deje de ser un agente transmisor de la infección a otras personas a corto plazo tras el tratamiento”, indica Carmona. 

La tecnología de la fotodesinfección es una técnica utilizada en Canadá desde hace 10 años para prevenir las infecciones de herida quirúrgica por bacterias multirresistentes que colonizan las fosas nasales. Un mecanismo que según los equipos de los programas de Terapia Génica y de Terapias Moleculares de la CUM funciona también contra el SARS-CoV-2, al menos, en las pruebas de destrucción in vitro que realizaron durante la primera ola de la pandemia. 

(Sputnik) 

Comentarios Facebook