El presidente de Kazajistán, Kasim-Zhomart Tokáev, declaró el 10 de enero como día de duelo nacional por las numerosas víctimas de los recientes acontecimientos en el país, informó el portavoz de la Presidencia kazaja, Berik Uali.

«En relación con las numerosas víctimas de los trágicos acontecimientos en varias regiones del país, el presidente de Kazajistán, Kasim-Zhomart Tokáev, decidió declarar el 10 de enero de 2022 como día de luto nacional», escribió Uali en su página de Facebook.

El servicio de prensa del mandatario comunicó que Tokáev prestó especial atención a la reconstrucción de las instalaciones y la infraestructura de la ciudad de Almaty y otras regiones afectadas por los ataques terroristas.

Así mismo, subrayó que el desempeño del personal de mantenimiento de la paz de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (Otsc) en Nursultán permitió el redespliegue de los organismos del orden público de Kazajistán.

Señaló que el mandatario dio «instrucciones específicas para garantizar la labor fluida y operativa de los organismos involucrados, con el objetivo de estabilizar la situación en interés de los ciudadanos del país».

Las protestas masivas en Kazajistán estallaron en los primeros días de 2022. Los habitantes de las ciudades de Zhanaozen y Aktau, localizadas en el oeste del país, protestaron contra el alza de los precios del gas licuado, poco después las protestas se extendieron a otras localidades.

A pesar de que una comisión gubernamental determinó después bajar los precios del combustible, las protestas no cesaron y se extendieron a otras zonas del país, en particular a Almaty, derivando en violentos disturbios que hasta el momento han dejado decenas de muertos y centenares de heridos.

Las autoridades kazajas decretaron el estado de emergencia hasta el 19 de enero y el toque de queda, que rige de las 11 de la noche hasta las 7 de la mañana.

El 5 de enero, el presidente kazajo aceptó la dimisión del Gobierno en pleno y asumió la jefatura del Consejo de Seguridad Nacional, encabezado hasta entonces por el expresidente Nursultán Nazarbáev.

Además, solicitó a la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (Otsc) enviar fuerzas de paz para hacer frente a «la amenaza terrorista» y a los intentos de socavar la integridad del Estado kazajo. La organización, que aglutina a Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán, respondió de inmediato a la solicitud y el primer contingente llegó el 6 de enero.

(Sputnik)

Comentarios Facebook