En el marco de la presentación de modalidades de corrupción detectadas en el seno del Ministerio Público, el fiscal general, Tarek William Saab, aludió a la certificación falsa y la alteración de documentos, un delito que implica la alteración de la información que introduce el fiscal a cargo de una investigación en el sistema digital de seguimiento de casos. 

El alto funcionario refirió que este delito recién comenzó a detectarse en 2021, cuando la institución que encabeza se acometió a un proceso de depuración de los casos activos. 

Precisó que, en particular, fiscales deshonestos habrían abultado la información relativa a la cantidad de casos concluidos y diligencias realizadas, lo que implica la certificación ilegal de un documento electrónico, con el propósito de eludir la presentación de casos ante las instancias de seguimiento del Ministerio Público.

Estas acciones, destacó, están tipificados como delito en los artículos 79 y 80 de la Ley contra la Corrupción. 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook