El actor y cantante estadounidense Meat Loaf ha fallecido a los 74 años. El norteamericano era conocido por ser el célebre álbum Bat Out of Hell y actuar en el clásico The Rocky Horror Picture Show, donde interpretó el papel de Eddie. El ganador del Grammy fallecía este mismo jueves, como ha anunciado Deadline. Después de participar en el clásico musical de 1975 de Jim Sharman, Loaf también tendría apariciones durante los 80 y 90 en Tonto el último, Los tramposos de la loto, Wayne’s World: ¡Qué desparrame!, ¡Por fin soy culpable!, Spiceworld: La película, Un tipo peligroso, Un mundo a su medida o Locos en Alabama.

Otro de sus grandes papeles llegaría en el año 1999 con el filme de David Fincher El club de la lucha, donde interpretaba al personaje de Robert Paulson. Durante las últimas décadas también tendría algunos roles secundarios en los filmes Face to Face, Negocios sucios y Beautiful Boy, así como en las series Glee y Elementary. Su última gran participación en una producción se producía entre 2017 y 2018 con la ficción Ghost Wars. «Sabemos cuánto significó para muchos de vosotros y realmente apreciamos todo el amor y el apoyo a medida que avanzamos en este momento de dolor por la pérdida de un artista tan inspirador y un hombre tan hermoso”, señalaba en un comunicado su familia. “Desde su corazón hasta vuestras almas… ¡nunca dejéis de rockear!”.

Nacido en Dallas, Texas, y originalmente bautizado como Michael Lee Aday, supo desde el principio que quería dedicarse a la actuación, desplazándose a Los Ángeles con los 18 años recién cumplidos. Una vez ahí formó su primera banda, Meat Loaf Soul, inspirándose en el apodo que le había puesto un entrenador de fútbol debido a su peso («Pastel de carne») y tocando versiones. El grupo empezó a hacerse conocido en la escena angelina en paralelo al propio Meat Loaf, que no tardó en ser invitado a unirse al musical Hair. Su participación en este conocidísimo espectáculo le puso en el radar de la Motown, y seguiría formando parte del musical a sus representaciones en Broadway.

Sin abandonar la escena teatral, Meat Loaf pasó a integrar el reparto de The Rocky Horror Picture Show, donde interpretaba tanto a Eddie como al doctor Everett Scott. Para su adaptación al cine, Loaf se limitó a hacer de Eddie, interpretando el enérgico Hot Patootie- Bless my Soul, y fue en aquella época cuando empezó a trabajar en su obra más ambiciosa, el álbum Bat out of Hell. De cara al lanzamiento de este trabajo, Meat Loaf resolvió apartarse del teatro para dedicarse exclusivamente a la música, topándose con un éxito instantáneo.

Más allá de sus discos, Meat Loaf cultivó una reseñable carrera como compositor, estando detrás de nada menos que un clásico como Total Eclipse of the Heart, popularizado por Bonnie Tyler a principios de los 80. Por entonces se sumió en el desarrollo de Bat out of Hell II: Back in Hell, que a su vez tendría una tercera parte (Bat ouf of Hell III: The Monster is Loose). En todo este tiempo Meat Loaf no se había apartado del cine, puesto que al poco de su memorable aparición en The Rocky Horror Picture Show había participado en Roadie, junto a otros grandes músicos como Alice Cooper o Roy Orbison. Eran los 80, y poco después tendría un papel episódico en la serie El justiciero (The Equalizer).

En la siguiente década Meat Loaf aumentó el caudal de apariciones en el cine, pues estuvo tanto en Wayne’s World como en Spiceworld, por no hablar de Locos en Alabama o la imprescindible El club de la lucha, siendo aquel momento en el que abraza a Edward Norton una de las imágenes más recordadas del film que dirigía David Fincher a partir de la novela de Chuck Palahniuk. Entrados los 2000 no dejó de frecuentar el cine, interpretando al iracundo padre de Jack Black en Tenacious D.

Y mantuvo su apego a la televisión, con papeles pequeños en series como House, Glee o Elementary, y siendo de forma regular Doug en Ghost Wars.

(20 minutos)

Meat Loaf

Comentarios Facebook