El haitiano-chileno Rodolphe Jaar, acusado en Estados Unidos de participar en el asesinato del presidente haitiano, Jovenel Möise, confesó que proporcionó armas y municiones a los colombianos e intentó ayudarlos a esconderse en embajadas de otros países tras el magnicidio perpetrado en julio pasado, se informó este viernes 21 de enero.

Jaar, de 49 años y arrestado desde el pasado miércoles en Miami, tendrá una audiencia de detención el próximo miércoles 26 de enero y otra en la que se le leerán formalmente los cargos el próximo 3 de febrero.

El haitiano-chileno, que compareció el jueves en una primera audiencia en corte ante la jueza Lauren Fleischer Louis, invocó el derecho a guardar silencio, según los documentos judiciales.

Sin embargo, según la acusación, Jaar confesó que participó en el magnicidio en una «declaración voluntaria» el pasado 9 de diciembre.

«Jaar admitió que él proporcionó armas de fuego y municiones a los colombianos para apoyar la operación de magnicidio», detalla el documento. «Admitió haber intentado ayudar al co-conspirador número 1 y a los colombianos, dirigiendo para esconderlos en la embajada de otro país en Haití», agrega.

Según la acusación, Jaar dijo que la operación cambió de una de arresto a una de asesinato después de que el plan inicial para ‘capturar’ al presidente en el aeropuerto y llevárselo en avión no se concretó.

Jaar enfrenta los cargos de «conspirar para cometer asesinato o secuestro fuera de Estados Unidos y de brindar apoyo material con resultado de muerte».

Fue arrestado en República Dominicana y accedió a viajar a Estados Unidos, detalló la Fiscalía. Si es declarado culpable, Jaar se enfrenta a una pena máxima de cadena perpetua.

(Agencias)

Comentarios Facebook