Una masiva protesta en Bruselas contra medidas sanitarias derivó en violentos choques entre policías y manifestantes y un ataque a la sede diplomática de UE.

Este domingo, unas 50 000 personas han vuelto a las calles de Bruselas, capital belga, para mostrar su rechazo a las restricciones sanitarias adoptadas por la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

Sin embargo, la manifestación ha concluido con escenas de violencia y choques entre los manifestantes y los agentes de la Policía que intentaban contenerlos con gases lacrimógenos.

Asimismo, la Oficina del Servicio Europeo de Acción Exterior (EEAS), encargada de la diplomacia de la Unión Europea (UE), ha sido atacada, así como otros edificios y vehículos. Es más, en los vídeos transmitidos en las redes sociales se puede ver también a una persona que ha prendido fuego a la bandera europea.

En reacción, mediante un mensaje emitido en Twitter, el jefe de la Política Exterior del bloque comunitario, Josep Borrell, ha condenado “enérgicamente la destrucción y la violencia sin sentido en la manifestación”.

(HispanTV)

Comentarios Facebook