Las autoridades peruanas confirmaron un nuevo derrame de petróleo en el mar de Lima, proveniente de la refinería La Pampilla, administrada por la transnacional Repsol, causante de un primer y grave vertido de crudo el pasado 15 de enero.

«Hoy a las 5.00 [hora local, 10.00 GMT], juntamente con la OEFA [Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental], nos hemos constituido en el lugar y hemos podido verificar este nuevo derrame, que es un derrame relativamente pequeño, que ha sido controlado por las barreras», dijo el jefe del Estado Mayor de la Comandancia de Operaciones de Guardacostas, Jesús Menacho, a la radio local RPP.

Menacho confirmó que el nuevo derrame fue contenido en la zona cercana a la refinería y negó que el crudo haya afectado el litoral de Lima, pues las autoridades realizaron la inspección correspondiente.

Asimismo, afirmó que el derrame es «relativamente pequeño» y se produjo mientras los técnicos trataban de reparar la tubería que causó el primer vertido de crudo.

El sábado 15, un accidente en la refinería La Pampilla, administrada por Repsol y ubicada en el distrito limeño de Ventanilla, causó el vertido al mar de aproximadamente 6.000 barriles de petróleo, ocasionando la contaminación de cerca de 155 kilómetros cuadrados, un área equivalente a 16.000 canchas de fútbol.

El presidente de Perú, Pedro, Castillo ha señalado a Repsol como el responsable del desastre, mientras que la primera ministra, Mirtha Vásquez, sostiene que el Gobierno podría revisar el contrato suscrito entre la empresa y el Estado tras el derrame.

(Sputnik)

Comentarios Facebook