Autoridades estadounidenses encontraron el cuerpo de una de las 39 personas desaparecidas el domingo al volcar el barco en el que viajaban frente a las costas de Florida, y siguen buscando a posibles supervivientes, indicó este miércoles la Guardia Costera.

«Encontramos un cadáver que va a ser transferido hoy hasta la costa», declaró en rueda de prensa la capitana Jo Ann Burdian, comandante de la Guardia Costera en el sector de Miami. «Seguimos buscando a otros supervivientes», precisó.

Las posibilidades de encontrar a gente con vida son escasas, sin embargo, tres días después del siniestro.

«Cuanto más tiempo estén en el agua, sin comida, sin agua (potable), en el frío, con el entorno marino, el sol y las condiciones marítimas… Cada momento que pasa, es más desesperado e improbable que alguien haya podido sobrevivir», explicó la oficial.

«No podemos buscar por siempre», añadió.

La catástrofe se conoció luego de que un marino mercante alertara a las autoridades el martes por la mañana tras rescatar a un hombre aferrado a una embarcación volcada a unos 70 kilómetros al este de la ensenada de Fort Pierce, en el Atlántico.

El náufrago contó que el sábado por la noche había salido de las islas Bimini, en las Bahamas, con otras 39 personas, y que un temporal había volcado su barco el domingo por la mañana. Las autoridades sospechan que se trata de un caso de «tráfico humano».

El superviviente, que fue trasladado al hospital con síntomas de deshidratación y de exposición excesiva al sol, permanece estable, informó la capitana Burdian. Según él, ninguna de las personas a bordo de la embarcación llevaba un chaleco salvavidas.

Un avión de la Guardia Costera localizó «restos» del naufragio, que están siendo analizados «con la esperanza de encontrar a otras víctimas o supervivientes», indicó la oficial.

Los equipos de búsqueda rastrearon una zona de unas 7.500 millas náuticas, «más o menos el tamaño del estado de Nueva Jersey», explicó.

Tráfico humano

Los traficantes de personas usan las Bahamas, un archipiélago cerca de la costa de Florida, como punto de partida para transportar personas, muchas de ellas procedentes de otros países del Caribe, como Haití, a Estados Unidos.

Según la Organización Internacional para las Migraciones, alrededor de 5.000 inmigrantes haitianos trabajan legalmente en las Bahamas, pero entre 20.000 y 50.000 de sus compatriotas están ilegalmente.

El viernes, 32 personas habían sido rescatadas de un barco volcado a ocho kilómetros al oeste de las islas Bimini, en otra supuesta operación de «tráfico humano», según indicaron la Guardia Costera estadounidense y las Fuerzas Armadas bahameñas.

Las Bahamas, un archipiélago de 700 islotes (39 de ellos habitados), se sitúan a 80 km al sureste de la costa de Florida, cerca de Jamaica, Cuba y Haití. El país es a menudo un punto de tránsito para los migrantes que quieren llegar a Estados Unidos, jugándose la vida en una peligrosa travesía por mar.

La Guardia Costera estadounidense informó el domingo en Twitter que sus barcos patrullan aguas en torno a Haití, Puerto Rico y las Bahamas para «garantizar la seguridad en el mar».

La institución recordó, asimismo, que «navegar en embarcaciones sobrecargadas y poco aptas para el mar es extremadamente peligroso y puede causar muertes».

El aumento en el número de personas que intentan llegar a Estados Unidos desde el Caribe acompaña la agitación política en la región.

Las autoridades estadounidenses notaron un aumento en la migración desde Cuba por mar en los últimos meses. En julio, el país fue escenario de manifestaciones generadas por las penurias económicas y el descontento hacia el gobierno.

(AFP)

Comentarios Facebook