Canadá anunció hoy que retirará temporalmente al personal no esencial de su embajada en Ucrania, en medio de la escalada de amenazas de varios países occidentales contra Rusia por un conflicto ajeno a Norteamérica.
 

La agencia oficial de noticias Global Affairs informó en un comunicado que «Canadá ha tomado la decisión de retirar temporalmente a los empleados canadienses no esenciales y a los restantes dependientes de la embajada canadiense en Ucrania».

Como se anunció a principios de esta semana, Canadá reforzará el equipo de la Embajada de Canadá en Kiev, Ucrania, con funcionarios con experiencia en áreas como la reforma del sector de la seguridad, la gestión de conflictos, la reforma democrática, los servicios consulares y la diplomacia, señaló el texto.

Las autoridades pidieron a los canadienses en Ucrania que necesiten ayuda que se pongan en contacto con la sede diplomática.

Esta decisión de Canadá sigue los pasos de Estados Unidos, que la semana pasada ordenó a las familias de los miembros del personal de la embajada que abandonaran ese país europeo y también permitió la salida del personal no esencial.

A los ciudadanos estadounidenses que se encuentran en esa nación también se les aconsejó que se marchen.

Rusia ha reiterado que no tiene planes para atacar a Ucrania y ese país discrepó con la postura estadounidense en torno al conflicto, argumentando que una invasión no es inminente y criticó la decisión del Departamento de Estado de instar a los estadounidenses a abandonar ese país.

El Gobierno del presidente Joe Biden amenazó con imponer sanciones económicas en caso de que Rusia decida emprender una contienda bélica, una decisión rechazada por la comunidad internacional, que valora que Washington está actuando con doble moral.

Con las tropas de Estados Unidos en unos 150 países en el extranjero, estimo que podría detenerse antes de criticar una “agresión” que ni siquiera ha ocurrido, dijo el exlegislador y político estadounidense Ron Paul.

El Gobierno federal solicitó al Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que celebre una reunión sobre la supuesta agresión rusa a Ucrania mañana lunes, en un esfuerzo por alentar el conflicto.

Para el analista Paul, la actitud de Washington podría terminar en una guerra nuclear devastadora.

Todo es diversión y juego hasta que los misiles empiezan a volar. El mundo podría llegar a la destrucción total. ¿Se ha arriesgado alguna vez tanto por tan poco, cuestionó.

(Prensa Latina)

Comentarios Facebook