Una empresa de alquiler de aeronaves ofrece vuelos privados que permitirán a las parejas cumplir su fantasía de llevar sus relaciones a las alturas.

Se trata de Love Cloud, que por 995 dólares –820 mil pesos chilenos– ofrece un vuelo privado de 45 minutos para que las parejas puedan tener sexo en el avión.

Eso sí, las alternativas son muchas. Según publicó The New York Times, por 1.195 dólares las parejas se pueden casar entre las nubes. Por otros 100 dólares, pueden reservar el avión para una comida romántica de un solo tiempo y por 1.595 dólares puede ser de tres tiempos. Con cualquier paquete, por 300 dólares adicionales pueden obtener una botella de champán y transporte en limusina a la pista.

Sin embargo, según Andy Johnson, piloto de 40 años y fundador de Love Cloud, su vuelo Mile High Club –“Club de la Milla de Altura”, nombre popular para quienes se atrevieron a tener sexo en un avión– está planeado únicamente para tener relaciones sexuales. Incluso las personas reciben una tarjeta conmemorativa de membresía firmada por el piloto, siendo la oferta más popular del negocio.

“Llegas con una sonrisa en el rostro y te vas con una sonrisa aún más grande en el rostro”, afirmó Johnson.

El piloto explicó que los servicios salen desde el Aeropuerto North Las vegas y llamó a sus dos aviones Cessna 414 “alfombras mágicas”. También destacó las excentricidades de sus clientes más memorables, entre ellos una pareja que llegó vestida de piloto y asistente de vuelo. 

En su mayoría, las reservaciones de Love Cloud son para parejas, pero también ha prestado servicios a grupos de tres o cuatro personas por un cargo adicional de 200 dólares por cada miembro extra.

Quienes opten por el paquete Mile High Club encontrarán una aeronave engalanada con un colchón de dos plazas en el suelo y varias almohadas, todas cubiertas por un satén rojo. Además, una cortina separa a los pasajeros del piloto, quien lleva puestos audífonos con cancelación de ruido y permanece en la cabina de mando durante todo el vuelo. El avión se limpia y la ropa de cama se lava después de cada viaje.

En cambio, los clientes que deseen el vuelo de la cena romántica, no encontrarán un colchón, sino que una mesa, sillas y un pequeño bar. Salvo por la botella opcional de champán, los servicios de Love Cloud no ofrecen alcohol.

(T13)

Comentarios Facebook