Un experimento que se llevó a cabo por accidente reveló la intensa actividad que transita el cerebro humano segundos antes de morir. Los científicos ahora realmente se preguntan si en el último suspiro vemos pasar los momentos más felices de nuestras vidas.

Un hombre de 87 años que sufría de epilepsia fue conectado a un electroencefalograma. Durante el procedimiento que registra la actividad cerebral, el paciente tuvo un ataque al corazón y murió, pero la máquina siguió funcionando. Esto permitió a los científicos analizar la actividad y el resultado fue sorprendente.

Los investigadores vieron un aumento de la actividad cerebral similar a lo que ocurre cuando nos concentramos, soñamos, recordamos recuerdos y meditamos.

«»El cerebro puede permanecer activo y coordinado durante e incluso después de la transición a la muerte e incluso puede ser programado para orquestar toda la prueba», dice el estudio publicado en la revista Frontiers in Aging Neuroscience.

«Algo que podemos aprender de esta investigación es que, aunque nuestros seres queridos tienen los ojos cerrados y están listos para dejarnos, sus cerebros pueden estar reproduciendo algunos de los momentos más bonitos que experimentaron en sus vidas«, lanzó Ajmal Zemmar, neurocirujano en la Universidad de Louisville y líder del estudio.

Los investigadores dicen que los hallazgos también desafían la comprensión de cuándo termina exactamente la vida. Señalan, sin embargo, que se necesitan más estudios, ya que el sujeto de su estudio era un hombre que sufría de epilepsia. Su cerebro había sido dañado como resultado de convulsiones e hinchazón, lo que complica la interpretación de los datos.

(Sputnik)

Comentarios Facebook