El presidente de Rusia, Vladímir Putin, calificó la posición occidental sobre Ucrania como un «teatro del absurdo». 

«Es un delirio, teatro de lo absurdo, llaman negro lo que es blanco, y lo que es negro, blanco», dijo el mandatario en una reunión con mujeres tripulantes de vuelos de aerolíneas rusas. 

Además, Putin califica de dura la decisión sobre la operación especial en Ucrania. 

Rusia estaba intentando resolver el conflicto en Ucrania por la vía pacífica, explicó el mandatario ruso. Era necesario permitir que los residentes de Donbás hablaran ruso y vivieran a su manera, pero fue organizado un bloqueo, lamentó. 

«Quizás suene duro, pero la situación nos obliga a decir esas cosas, pero cuando tenemos perros callejeros atacando a personas en una u otra región, hiriéndolas, también hay casos fatales, y luego vemos estos animales envenenados, muertos y baleados. Oigan, pero la gente en Donbás no son perros callejeros», señaló. 

Infraestructura militar ucraniana casi destruida 

El proceso de la destrucción de la infraestructura militar en Ucrania está casi finalizado, enfatizó Putin. 

«Lo primero que hicimos fue destruir toda la infraestructura militar. Bueno, no toda, de forma parcial, principalmente almacenes de armas, municiones, aviación, sistemas de defensa aérea (…) La destrucción está casi finalizada», dijo Putin. 

Aseguró que la operación militar en Ucrania se desarrolla según lo previsto y que el Ejército ruso cumplirá por todos los medios su cometido. 

Según el líder ruso, Moscú no tiene previsto involucrar en la operación especial a los que son convocados para el entrenamiento militar. 

Sanciones occidentales contra Rusia 

Putin considera prácticamente una guerra las sanciones que se imponen a Rusia. 

«Estas sanciones que se imponen son como una declaración de guerra», dijo el mandatario ruso. 

Rusia considerará cualquier intento de otros países de declarar una zona de exclusión aérea sobre Ucrania como una implicación en el conflicto, declaró Putin. 

«Estamos al tanto de las declaraciones de que es necesario crear una zona de exclusión aérea sobre Ucrania. (…) Cualquier paso en esta dirección será considerado por nosotros como participación en el conflicto armado de un país desde cuyo territorio se crearán amenazas para nuestros militares. Inmediatamente los consideraremos a ellos como participantes del conflicto, independientemente de las organizaciones a las que pertenezcan», dijo Putin. 

Asimismo, el mandatario ruso afirmó que las autoridades de Rusia no planean introducir actualmente la ley marcial en el país, declaró el presidente del país. 

«La ley marcial se impone en el país por decreto del presidente que debe ser aprobado por decisión del Consejo de la Federación en caso de una agresión externa, incluido en las áreas concretas de actividades militares, pero no estamos en esa situación, y espero que no estemos», agregó. 

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció el 24 de febrero el lanzamiento de una «operación militar especial» en Ucrania, alegando que las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, previamente reconocidas por Moscú como Estados soberanos, necesitan ayuda frente al «genocidio» por parte de Kiev. 

Uno de los objetivos fundamentales de esa operación, según Putin, es «la desmilitarización y la desnazificación» de Ucrania. 

Según el Ministerio de Defensa ruso, los ataques militares no están dirigidos contra instalaciones civiles, sino que buscan inutilizar la infraestructura bélica. 

Este 28 de febrero tuvo lugar la primera ronda de negociaciones entre las delegaciones de Rusia y Ucrania sobre la operación militar rusa en el territorio ucraniano que no logró acuerdos importantes. 

El 3 de marzo, las partes celebraron la segunda ronda en la que acordaron establecer corredores humanitarios, con posibilidad de un alto el fuego temporal para permitir la evacuación de civiles. 

(Sputnik) 

Comentarios Facebook