A los estadounidenses Gustavo Adolfo Cárdenas y Jorge Alberto Fernández (exdirectivos de la filial venezolana Citgo), quienes se encontraban detenidos en Venezuela por estar incursos en delitos de corrupción, les fue otorgada medida de libertad por razones humanitarias.

Dicha medida surgió tras la reciente reunión que sostuvo el presidente de la República, Nicolás Maduro, con altos funcionarios gringos en el Palacio de Miraflores (Caracas).

Estos sujetos, recordemos, habían sido condenados a cumplir la pena de ocho años y 10 meses de prisión por la comisión de los delitos de concierto de funcionario con contratista y asociación para delinquir.   

(LaIguana.TV)

Imagen

Imagen

Comentarios Facebook