El comandante del regimiento ultranacionalista ucraniano Azov Denís Prokopenko apareció en un programa de CNN dedicado al conflicto militar en Ucrania. Durante la charla, el entrevistado se pronunció acerca del «asedio» de Mariúpol por parte del Ejército de Rusia.

Prokopenko declaró que «la gente prepara la comida en la calle, poniendo en riesgo sus vidas, bajo bombardeos y ataques continuos». Además, dijo, hay más de 3.000 víctimas mortales en la localidad, pero no se sabe la cantidad exacta, pues «todos están enterrados en fosas comunes y sin nombres».

«No hay lugares seguros en Mariúpol. Los misiles del enemigo alcanzan edificios residenciales, la gente muere en sus camas», señala.

Se sabe que Prokopenko es miembro del regimiento nazi ucraniano Azov, conocido por sus actitudes ultranacionalistas. Incluso tiene los símbolos nazis Wolfsangel y el sol negro en su escudo.

Mientras tanto, según el líder de la RPD, Denís Pushilin, la población de Mariúpol «está muriendo de hambre y sed, pero los nacionalistas no les dejan evacuarse para utilizarlos de escudo humano».

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció el 24 de febrero el lanzamiento de una operación militar especial en Ucraniaalegando que las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, previamente reconocidas por Moscú como Estados soberanos, necesitan ayuda frente al «genocidio» por parte de Kiev.

Uno de los objetivos fundamentales de esa operación, según Putin, es «la desmilitarización y la desnazificación» de Ucrania.

Según el Ministerio de Defensa ruso, los ataques militares no están dirigidos contra instalaciones civiles, sino que buscan inutilizar la infraestructura bélica.

(sputniknews.com)

 

 

   

Comentarios Facebook