La explosión se registró la noche de este 29 de marzo y fue acompañada por una columna de vapor de agua y gases que alcanzó una altura de 1,1 kilómetros, según datos de la Secretaría de Protección Civil de México.

El Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) dio a conocer que la actividad registrada por el volcán se encuentra en el semáforo de riesgo de Alerta Amarilla Fase 2, lo que significa que se espera que el volcán siga activo y se generen lluvias de ceniza en los asentamientos humanos cercanos.

Autoridades pidieron a la población no acercarse al volcán ante el peligro de que caigan fragmentos incandescentes, mientras que en caso de lluvia se recomendó alegarse de la zona ante el posible desprendimiento de escombros.

El volcán, recordaron autoridades, está permanentemente monitoreado debido a su cercanía con los poblados.

De acuerdo con información de la UNAM, en México existen 46 volcanes activos, de los cuales seis son monitoreados a todas horas debido al peligro que representan por estar tan cerca de los asentamientos.

(Sputnik)

Comentarios Facebook