Después del viagra … prótesis penianas. Un diputado federal brasileño reveló el martes que el Ministerio de Defensa compró 60 implantes de pene inflables para el ejército. 

«Después de denunciar que el gobierno de (Jair) Bolsonaro aprobó la compra de 35 mil pastillas de viagra (…), identifiqué un gasto millonario con prótesis penianas para el ejército», señaló en una nota enviada a la AFP el diputado de centroizquierda Elias Vaz, autor de ambas denuncias.  

El parlamentario obtuvo la información del Portal de Transparencia Gubernamental, que permite acceder a datos del gasto público a través de una solicitud.  

Según Vaz, el gobierno gastó alrededor de 3,5 millones de reales (unos 745.000 dólares) al pagar entre 50.000 y 60.000 reales (10.700 y 12.900 dólares) por cada una de las prótesis de silicona, de entre 10 y 25 centímetros. 

El Ministerio de Defensa no respondió inmediatamente al pedido de comentarios de la AFP sobre esas compras.  

«El pueblo brasileño sufre para conseguir medicamentos en unidades de salud y un grupo es atendido con prótesis carísimas», reclamó Vaz, quien prometió llevar el caso al Ministerio Público Federal junto al senador Jorge Kajuru (Podemos, centro-derecha) para que se investiguen posibles irregularidades. 

El producto es indicado para casos de disfunción eréctil, al igual que los comprimidos de viagra, cuya compra fue revelada el lunes.  

El Ministerio de Defensa justificó las compras de viagra para tratar a «pacientes con hipertensión arterial pulmonar», patología para la que también se utiliza el medicamento.  

El argumento no impidió que cientos de internautas brasileños volcaran una catarata de comentarios sarcásticos en redes sociales. 

(AFP) 

Comentarios Facebook