El expresidente de Bolivia Evo Morales desmiente diferencias con el actual mandatario, y afirma que no hay división en las filas del Movimiento al Socialismo (MAS).

El expresidente de Bolivia y líder del Movimiento al Socialismo (MAS), Evo Morales, ha acusado a la derecha de querer romper la unión en el oficialismo con alegaciones que tacho de falsas. Acusaciones de que Morales controla el poder detrás al actual mandatario, Luis Arce, o que pretende dar un golpe en su contra.

Morales aseguró que no hay ninguna división en su Movimiento. Afirmó que Luis Arce es el que manda en el país y que él respeta sus decisiones.

El líder del MAS también utilizó la red social Twitter para denunciar campaña mediática que busca reflejar un enfrentamiento entre la militancia del movimiento político.

Evo agrega que el MAS como el movimiento más grande de la historia de Bolivia, no debe actuar en función a las intenciones de la derecha. En este sentido ha descartado su participación en la reunión de Pacto de Unidad a la que también han sido invitados el presidente Arce y su vice David Choquehuanca. Evo afirma que no tiene ningún sentido porque no hay ninguna división.

(HispanTV)

Comentarios Facebook