Asistentes a una celebración del Día del Niño en el municipio El Tarra del departamento de Norte de Santander (Colombia) vivieron momentos de horror cuando el Ejército colombiano se enfrentó a balazos con un miembros de un grupo irregular armado, en un incidente dejó el saldo de cuatro heridos, incluyendo a una niña.

Según el relato recogido por la agencia RT, unos 2.500 menores se encontraban en el festejo que se celebraba en el Polideportivo El Tarra cuando empezó el tiroteo en las calles aledañas, a eso de las 5:00 p.m. de este 27 de abril.

El alcalde Yair Díaz dijo a La Opinión, un diario local, que el evento se programó para que los niños tuvieran «un espacio de alegría y diversión», tras casi dos años de restricciones sanitarias por causa de la pandemia.

«Los padres angustiados se lanzaron al piso y buscaban a sus hijos», refirió Díaz, para quien «la situación pudo ser mayor» porque «las balas pasaban por el frente de todos» y «los actores armados rompieron cualquier regla de respeto por la vida y la niñez».

El incidente fue rechazado por la Defensoría del Pueblo en Twitter. El organismo advirtió que las «acciones de los grupos armados ilegales no pueden seguir afectando a la niñez» y señaló que «los niños no pueden ser blanco de los violentos».

«Exigimos que acciones de grupos armados ilegales mantengan al margen a la población civil, de manera particular cuando se trata de niños, niñas y adolescentes. Las organizaciones al margen de la ley deben respetar y aplicar el Derecho Internacional Humanitario (DIH)», se lee en otro de los trinos.

Del mismo modo, el ente exhortó «a todos los actores armados respetar el principio de distinción».

Gritos de horror en el Polideportivo El Tarra

Algunas personas presentes en el Polideportivo lograron registrar parte de los angustiosos momentos que vivieron los niños y adultos que quedaron atrapados el tiroteo.

En uno de los audiovisuales se escucha la voz de una mujer, amplificada por un megáfono, solicitarle al Ejército colombiano y a los miembros del grupo armado que cesen de disparar porque en el recinto se encuentran niños.

Esta demanda está acompañada de imágenes y audios que dan cuenta del caos que se vivió en el recinto: personas corriendo de un lado a otro, muchos gritos y llantos, así como adultos intentando proteger a los infantes de la lluvia de balas.

En otro se escucha una mujer pidiéndole a los niños que permanezcan en el piso de lo que parece ser un salón. «Tranquilos, no nos va a pasar nada», dice para tranquilizarlos, porque muchos lloran y gritan.

De acuerdo con reportes locales, el municipio El Tarra está en la región del Catatumbo, donde se han registrado los más fuertes combates entre el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y una disidencia del Ejército Popular de Liberación (EPL), conocida como «Los Pelusos», a quienes las autoridades colombianas responsabilizan de la ola de violencia que sacude a la región.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook