El ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores, Félix Plasencia, en nombre del pueblo y Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, rechazó la actuación de las fuerzas de seguridad de Israel durante el funeral de la periodista palestina de Al Jazeera, Shireen Abu Akleh, asesinada por el ejército de ocupación en Cisjordania el pasado miércoles.

«Nuestra solidaridad con el pueblo y Gobierno de Palestina ante la injusticia y el pretendido desconocimiento de su noble y justa causa», manifestó el canciller Plasencia a través de su cuenta en la red social Twitter, tras el ataque al cortejo fúnebre de la comunicadora por parte de la policía israelí, mientras trasladaban el féretro.

En videos difundidos por las redes sociales, se observa cómo las fuerzas israelíes atacaron la procesión y golpearon a quienes cargaban el ataúd de Abu Akleh. Además, arrancaron banderas palestinas de las manos de los asistentes y dispararon granadas de aturdimiento, lo que ha desatado una ola de indignación en el mundo.

Abu Akleh, de 51 años, era un nombre familiar en todo el mundo árabe, y tenía 25 años de experiencia reportando la vida bajo la ocupación israelí, siendo considerada una heroína local para los palestinos.

Antes del entierro, una gran multitud se reunió para escoltar su ataúd desde un hospital del este de Jerusalén hasta una iglesia católica en la cercana Ciudad Vieja.

Los familiares de la periodista trasladarían a la fallecida sobre sus hombros, sin embargo, antes de que pudieran abandonar las instalaciones del hospital, las fuerzas israelíes los atacaron.

Los israelíes insistían que el ataúd de Abu Akleh saliera en un carro fúnebre pero los dolientes palestinos se negaron. Ante la decisión, los agentes respondieron con la agresión de los familiares y acompañantes, que lograron llevar el cuerpo a la iglesia en el este de Al-Quds, para luego ser enterrado cerca de sus padres en un cementerio cercano a la ciudad.

Una bala israelí le segó la vida

La reportera de la cadena catarí Al Jazeera cubría el miércoles la violenta agresión sionista en un campo de refugiados en Yenín, en la ocupada Cisjordania, cuando fue alcanzada por una bala disparada por las fuerzas israelíes y más tarde perdió la vida.

Ante el suceso, el Canciller venezolano envío «condolencias y respeto a los familiares, amigos y compañeros de trabajo de Shirin Abu Akleh por esta injustificada y dolorosa pérdida», y reafirmó el «irreductible compromiso y apoyo a la difusión de la verdad de nuestros pueblos y de la Causa Palestina», escribió en Twitter.

Israel trata de afianzar la idea de que Abu Akleh murió a consecuencia de los disparos de combatientes palestinos; sin embargo, el periodista Ali Samudi, quien también resultó herido en la redada en Yenín, relató que los soldados israelíes “abrieron fuego de forma repentina” contra un grupo de cuatro periodistas que cubrían la incursión, y que “no había combatientes de la resistencia” en la zona.

(RNV)

Comentarios Facebook