Según Leopoldo López, la reciente flexibilización de las sanciones impuestas por Estados Unidos sobre la industria petrolera venezolana deben funcionar como un mecanismo de presión para que se reanuden las conversaciones entre el gobierno y el ala extremista de la oposición y se concrete la agenda que ese sector impulsa, recoge Europapress.

«Las sanciones son un medio para un fin y pueden ser flexibilizadas. De no haber un compromiso claro, preciso, contundente por parte de la dictadura en el proceso de negociación que permita ir a unas elecciones verdaderamente libres, se revertirán estas flexibilizaciones. Hay una oportunidad, entendemos que es estrecha», dijo el político en un evento celebrado en Madrid, donde reside tras haberse evadido de la justicia venezolano.

López repitió lo expresado por Juan González, director sénior del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca para el hemisferio occidental, quien amenazó con arreciar las restricciones si no se producía «una respuesta clara» por parte del Ejecutivo.

Sin embargo, avanzada su intervención, argumentó a favor de las medidas coercitivas unilaterales: «Entendí que las dictaduras y los regímenes fallidos necesitan sanciones. Mi postura personal es que estas sanciones deberían afectar menos a la población y más a los dictadores», sostuvo.

En su opinión, «no sancionar (…) refleja cierta ingenuidad y un desconocimiento del funcionamiento de las dictaduras, que suelen utilizar las sanciones como excusa para justificar todo lo malo que pasa a nivel interno».

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook