La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elevado a 131 los casos confirmados de viruela del mono y a otros 106 sospechosos en 19 países. En el caso de España, la evolución de la incidencia de la enfermedad se extiende por nueve comunidades, por lo que desde Sanidad han desarrollado un protocolo de actuación ante posibles casos sospechosos.

Como recoge el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), la mayoría de los casos analizados en los brotes actuales son leves, pero el virus de la viruela del mono puede «causar una enfermedad grave en ciertos grupos de población (niños pequeños, mujeres embarazadas, personas inmunodeprimidas)».

¿Cómo detectar y diferenciar esta enfermedad?

En este sentido, resulta fundamental identificar los signos de alerta de esta enfermedad para evitar una posible transmisión a otra persona o a una mascota. Respecto a su manifestación clínica, los principales síntomas de esta patología incluyen «fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, dolor de espalda, ganglios linfáticos inflamados, escalofríos y agotamiento», según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esta sintomatología puede ser compatible con la de otras enfermedades infecciosas, como es el caso de la gripe, también provocada por un virus. La manifestación clínica de la gripe comienza con dolor de cabeza, fiebre, malestar general, dolores articulares y musculares, que se van acompañando de tos, dolor de garganta o congestión nasal.

Aunque algunos síntomas son similares, como la fiebre y los dolores musculares, la viruela del mono tiene un síntoma característico que aparece días después del desarrollo de los primeros síntomas: las erupciones cutáneas.

Como destaca la OMS, el periodo de erupción cutánea aparece entre 1 y 3 días después del inicio de la fiebre. Generalmente afecta primero al rostro y después se va extendiendo por el resto del cuerpo, siendo las zonas más afectadas la cara, la palma de las manos y las plantas de los pies.

«La evolución del exantema desde maculopápulas (lesiones de base plana) a vesículas (ampollas llenas de líquido), pústulas y las subsiguientes costras se produce en unos 10 días», detallan.

(20 Minutos)

Comentarios Facebook