Los sistemas de pago con tarjetas son uno de los elementos cruciales que usa Occidente para ejercer presión. Pero Rusia ya cuenta con una alternativa propia, denominada Mir, y busca expandir su uso hacia otros países que defienden su soberanía frente al dictado de Washington y de sus aliados.

Mir es un sistema «que permite hacer pagos con las tarjetas bancarias en muchos países del mundo, en algunos más cercanos a Rusia», afirmó el embajador de Rusia en Venezuela, Serguéi Mélik-Bagdasárov. «Por qué no aprovechar el momento para conectar estos sistemas en un sistema armónico para que los rusos puedan venir con sus tarjetas y pagarlos con estas tarjetas aquí [en Venezuela], y que en un futuro próximo los venezolanos también pueden aprovechar los instrumentos del pago, que son modernos y eficaces«, se preguntó.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Cooperación Económica Venezolano-Rusa Caverus, Pablo Kandurin, sostiene que la integración de Venezuela en el sistema bancario ruso es «importante» ya que de este modo Caracas podrá «salir de la dependencia que tiene actualmente de los sistemas occidentales de pago», agregó.

Entretanto, los especialistas de ambos países ya analizan las posibilidades técnicas y administrativas, para el uso de la tarjeta Mir en Venezuela, si bien la aplicación de este tipo de instrumentos va mucho más allá de solventar asuntos comerciales.

«Geopolíticamente, es importante que se creen mecanismos alternativos a los ya conocidos para que los países independientes, los países no alineados, las economías emergentes, tengan canales de comunicación entre sí y no dependan de las decisiones políticas de otros países, de otros gobiernos», señaló Kandurin.

Rusia, el país más sancionado del mundo

Luego de iniciar su operación militar especial en Ucrania, Rusia pasó a ocupar el primer lugar en la lista de países más sancionados del mundo, seguida por Irán, Siria, Corea del Norte y Venezuela en el quinto lugar, seguida por Birmania y Cuba. Sin embargo, las estimaciones indican que, en medio de la avalancha de medidas punitivas, se hacen más visibles las iniciativas que han surgido estos últimos años.

Mélik-Bagdasárov indicó que las sanciones son una forma de acelerar la creación de un sistema financiero alternativo y libre. «Pero nosotros vamos a aguantar.  No somos un país solo, ni dos países. Somos muchos más. Y bueno, en verdad somos todos los miembros de la ONU, somos muchos más, aunque nos intenten presentar como algunos», expresó el embajador ruso. «Bueno, la misma China, el mismo Brasil, la misma India, Sudáfrica. Los países de BRICS también están pensando de qué manera podemos balancear este mundo», agregó.

«La tercera guerra mundial ya comenzó»

Por su parte, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, indicó que actualmente está en marcha un chantaje internacional, que ha sido montado sobre el sistema financiero global vigente. «La tercera guerra mundial ya comenzó y es una guerra económica», aseveró el mandatario a propósito de las sanciones contra la economía de Rusia, y también en referencia a las medidas coercitivas que EEUU y Europa aplican contra Venezuela y Cuba, entre otras naciones.

«A Venezuela se le sacó del sistema SWIFT, gracias a Dios, y no queremos volver, estamos muy bien como estamos», expresó Maduro. «Pero se le sacó por razones ideológicas, políticas, partidistas para que el Gobierno se derrumbara, para que se armara una hecatombe económica y para que ocurriera un cambio de régimen», explicó.

(RT)

Comentarios Facebook