Este 25 de mayo, la Policía de la localidad de Uchuza (Perú) encontró el cuerpo sin vida y en estado de descomposición de Dámaris del Carmen Maurera Jiménez, una mujer venezolana de 35 años oriunda de Maturín (Monagas).

Según reportes de medios locales, el cadáver fue hallado sobre una cama en posición de cúbito ventral, al interior de una vivienda que alquilaba en un barrio cercano al centro de la urbe, aunque no se aportaron otros detalles que aclaren si su deceso se debió a la acción de otra persona.

Siempre siguiendo esta versión, Maurera fue vista con vida por última vez la madrugada del 23 de mayo en su sitio de trabajo, en compañía de un venezolano de nombre Milan Antonio Julián Acosto, que hasta el momento no ha podido ser localizado.

El cuerpo de la venezolana fue trasladado a la morgue del hospital de la vecina población de Tocache, donde le practicarán la necropsia de ley y establecerán cuál fue la causa de su muerte.

Trascendió que la mujer dejó dos hijos menores de 14 y ocho años, respectivamente, así como una hermana, quienes residen en Lima (Perú) y solicitaron respaldo económico a las autoridades de ese país para trasladarse hasta Tocache y sepultarla bajo el rito cristiano.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook