El presidente de Colombia, Iván Duque, informó este viernes la captura de los presuntos autores intelectuales y materiales del asesinato del fiscal paraguayo Marcelo Pecci, que fue perpetrado el mes pasado en Cartagena.

A su llegada a EEUU, el mandatario precisó que la detención se realizó en medio de un operativo entre la Policía, la Fiscalía colombiana y la colaboración de las autoridades paraguayas: «Hemos capturado a todos los presuntos involucrados, incluyendo al autor material del asesinato del fiscal Marcelo Pecci», declaró.

Duque elogió las labores de inteligencia realizadas por las autoridades de ambos países y adelantó que los detenidos pasarán ahora a disposición de un juez de control de garantías. «Se ha hecho una labor de pesquisa e investigación al detalle y quiero felicitar el trabajo compartido entre la Fiscalía de Colombia y nuestra Policía Nacional», agregó.

Según el mandatario, quien se encuentra de viaje en EEUU a propósito del bicentenario de las relaciones bilaterales, los detalles de la operación serán ofrecidos a la opinión pública después de que se ejecute el proceso de legalización de las capturas y la revisión por parte del juez de control.

«Creemos que con este importante paso se va a esclarecer en todo sentido este horrendo crimen y todos los que participaron en él tendrán su merecido», dijo Duque tras expresar su solidaridad con la familia del fiscal Pecci.

El anuncio ocurre un día después de que el director general de la Policía de Colombia, el general José Luis Vargas, viajara a Paraguay para encontrarse con el presidente, Mario Abdo Benítez, y adelantara que había importantes avances en la investigación del crimen.

¿Cómo ocurrió el crimen?

Pecci, de 45 años, fue asesinado el 11 de mayo por dos sicarios que se transportaban en motos acuáticas. Los hombres se acercaron hasta la playa privada de un hotel en la isla Barú, ubicada a 38 kilómetros al sur de Cartagena, donde el fiscal se encontraba de luna de miel con su esposa, Claudia Aguilera.

Aparentemente, como se trataba de un viaje personal y no de trabajo, la embajada de Paraguay en Colombia no habría estado al tanto de la visita, por lo que Pecci no contaba con ningún tipo de custodia, a pesar de que se trataba de un fiscal especializado contra el crimen organizado, narcotráfico, lavado de dinero y financiamiento del terrorismo.

Pecci tenía notoriedad pública debido a que algunas de las causas que encabezó tuvieron alta repercusión mediática, como los homicidios del empresario Mauricio Schwartzman y de Haylee Carolina Acevedo, hija del gobernador de Amambay, Roland Acevedo; y la balacera que se registró en enero pasado durante un festival de música, que dejó un saldo de dos muertos y cuatro heridos, y que, según las autoridades, fue parte de un ajuste de cuentas entre bandas narco.

Otro caso fue el del ciudadano brasileño de ascendencia libanesa Kassem Mohamad Hijazi, quien este año fue extraditado a EEUU, en donde se le acusa de lavado de dinero de cárteles.

El asesinato de Pecci provocó el despliegue de un operativo conjunto entre las autoridades colombianas y paraguayas para dar con los responsables del hecho, a la que también se sumaron agentes de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés). Además, desde Bogotá, la Policía anunció una recompensa de hasta 2.000 millones de dólares colombianos (alrededor de medio millón de dólares) por información que llevara a la captura de los asesinos.

(RT)

Comentarios Facebook