El actor estadounidense Matthew McConaughey, oriundo de Uvalde, la localidad de Texas que el pasado 24 de mayo fue escenario de un tiroteo en una escuela que dejó 19 menores muertos, dio un emotivo discurso este martes desde el podio de la sala de reuniones de la Casa Blanca en el que instó a los legisladores federales a aprobar nuevas regulaciones de armas para prevenir matanzas como la que sacudió a su ciudad natal.

«Si bien honramos y reconocemos a las víctimas, debemos reconocer que esta vez parece que algo es diferente», dijo McConaughey. «Estamos en una ventana de oportunidad en este momento en la que no habíamos estado antes, una ventana en la que parece que un cambio real puede suceder», continúo el oscarizado actor, famoso por su aparición en películas como ‘Contact’ (1997), ‘El lobo de Wall Street’ (2013), ‘El club de los desahuciados’ (2013) o ‘Interestellar (2014).

«Se podía sentir el dolor, la negación, la desilusión, la ira, la culpa, la tristeza, la pérdida de vidas, los sueños detenidos», dijo el actor, de 52 años, que estuvo la semana pasada junto a su esposa, Camila Alves, en Uvalde, donde se reunió con familiares de las víctimas. «Tantos cuerpos pequeños e inocentes que tenían toda la vida por delante», expresó, dijo el actor, que recordó con los ojos empañados por las lágrimas la historia de algunos de los 19 menores asesinados.

Debido al nivel de destrucción que les causaron las balas del rifle de asalto AR-15, los cuerpos de las víctimas «necesitaron mucho maquillaje para estar presentables», dijo el actor. Esto hizo que los cuerpos de los menores solo pudieran ser identificados con pruebas de ADN o con prendas que reconocían sus padres, pues —dijo— «muchos niños quedaron no solo muertos, sino huecos».

Historia de unas zapatillas verdes

McConaughey recordó a Maite Rodríguez, de 10 años, que de mayor quería ser bióloga marina y contó la historia de sus zapatillas Converse verdes —que mostró la esposa del actor durante la alocución—, una de las cuales presentaba un corazón que simbolizaba su amor por la naturaleza.

«Estas son las mismas Converse verdes de sus pies», dijo McConaughey, subrayando que «resultaron ser la única evidencia clara que podría identificarla después del tiroteo». Asimismo, mostró un dibujo hecho por Alithia Ramírez, en el que aparece su amigo en una nube «mirándola dibujar el mismo cuadro», y que —explicó— soñaba con ir a la escuela de arte en París algún día. También tuvo palabras de recuerdo para Eliahna García, que se estaba preparando para leer un versículo de la Biblia en un próximo servicio de la iglesia, cuando fue asesinada.

McConaughey también recordó al esposo de una de las maestras asesinadas, que murió de un ataque cardíaco al siguiente día del tiroteo.

La estrella de Hollywood recalcó el mensaje que las familias de los niños asesinado compartieron con él con el deseo de «hacer que sus muertes importen». «Quieren que los sueños de sus hijos sigan vivos para lograr algo después de que se hayan ido», expresó.

En su comparecencia de 22 minutos, el actor destacó que la cuestión de las armas debería ser un «asunto no partidista». «Con lo dividido que está nuestro país, el tema de la responsabilidad de las armas es uno en el que estamos todos de acuerdo», aseguró.

«¿Pueden ambas partes ver más allá del problema político y admitir que tenemos un problema de preservación de la vida?», enfatizó el actor y productor, alzando su voz mientras lanzaba una pregunta al aire dirigida a los políticos estadounidenses. «Admitámoslo: No podemos ser verdaderamente líderes si sólo vivimos para la reelección», subrayó.

«Restaurar nuestros valores estadounidenses»

En particular, McConaughey pidió a los legisladores estadounidenses que aprueben una legislación para elevar la edad mínima a 21 años para poder comprar un rifle de asalto, así como aumentar las verificaciones de antecedentes y la introducción de las llamadas leyes de ‘bandera roja’ que destacan a las personas con problemas de salud mental o extremistas que intentan comprar armas.

Asimismo, presionó al Congreso para que apreciara la diferencia entre el «control» de armas y la «responsabilidad».

«Necesitamos restaurar nuestros valores estadounidenses y necesitamos una posesión responsable de armas», dijo McConaughey, que es dueño de un arma. En este sentido, aseguró que ser un propietario responsable y la regulación del acceso a las armas no debe entrar en contradicción con el cumplimiento de la Segunda Enmienda de la Constitución, que protege el derecho de portarlas

«Creo que los estadounidenses responsables y respetuosos con la ley tienen derecho por la Segunda Enmienda, consagrada por nuestros padres fundadores, a portar armas. También creo que tenemos la obligación cultural de tomar medidas para parar la matanza sin sentido de nuestros hijos.

Antes de su discurso, McConaughey se reunió brevemente con el presidente Joe Biden, según la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, quien presentó al actor en una sesión informativa para periodistas.

(RT)

Comentarios Facebook