Un trabajador fue asesinado supuestamente por su empleador, quien no soportó que no respetara la orden de no tomar café a cierto horario establecido.

Marcelo Camilo, de 36 años, fue asesinado en la mañana del pasado lunes en Porto Alegre, Brasil, cuando tomó café fuera de la franja horaria que su jefe había impuesto, por lo que iniciaron una fuerte discusión entre ambos, contó el sitio G1.

De pronto, en medio de ese altercado, el jefe de Camilo tomó un objeto cortopunzante y lo clavó un par de veces en el pecho del empleado.

Camilo fue detectado por las cámaras de seguridad de la empresa saliendo de una habitación con su mano en el pecho y tambaleándose, antes de salir por otra puerta de la compañía.

(Univisión)

 

Comentarios Facebook