La Sindicatura General de la Nación (Sigen), el órgano de control interno de la Presidencia argentina, reveló este jueves que en 2017 la Administración del entonces presidente Mauricio Macri adquirió aviones militares a Francia por una suma de 14 millones de dólares, aun cuando aquellos no estaban en condiciones de volar.

El organismo emitió un documento en donde consigna que el Gobierno de Macri compró cinco aeronaves Súper Étendard Modernisé (SEM) con “un potencial bastante débil”, mediante un convenio suscripto por el entonces Ministro de Defensa argentino, Oscar Aguad y su par de las Fuerzas Armadas de Francia.

La compra se hizo pese al estado de los aviones, pues de hecho la Marina Francesa había dejado de utilizarlos.

Incluso, la Armada Argentina alertó en ese entonces sobre la necesidad de garantizar determinados repuestos “antes de concretar la transacción”, lo cual no se concretó.

No obstante, el entonces ministro Aguad avanzó con la compra acompañada de documentación de seguimiento técnico junto a un lote de piezas de recambio, bancos de prueba, valijas de prueba, equipos de misión, herramientas y un simulador de vuelo.

Previo a la compra, de acuerdo a lo que asegura el organismo que audita las acciones del Estado, no se tuvieron en cuenta “varios informes preliminares de la Armada argentina que alertaban sobre la necesidad de garantizar determinados repuestos antes de concretar la transacción”.

En ese sentido, los documentos señalaban que, en las condiciones en que se ofrecían las aeronaves, no se encontraban en condiciones de volar y requerirían la ejecución de una serie de trabajos para su puesta en funcionamiento.

Medios de prensa locales señalan que, a pesar de haber sido comprados para «garantizar la seguridad» durante la Cumbre del G20, en 2018, con la excusa de que por esos días en la Ciudad de Buenos Aires estarían los mandatarios más poderosos del mundo, los aviones llegaron seis meses más tarde, en mayo de 2019.

Según la información oficial, el hallazgo fue enviado a la Oficina Anticorrupción (OA) y podría derivar en una denuncia judicial.

(teleSUR)

Comentarios Facebook