El periodista venezolano, Eligio Rojas, abordó la problemática de las bandas criminales que hacen vida en Caracas y cómo estas, luego de un duro golpe que recibieron por parte de las autoridades en los operativos Gran Cacique Guaicaipuro I y II, ahora pretenden reagruparse.

Lo que queda de la banda de la Cota 905, liderada por alias «El Vampi» y alias «El Garbis», hoy prófugos, estaría haciendo alianzas con alias «Wilexis», líder negativo del bario José Félix Ribas de Petare, estado Miranda.

Después del desalojo de la Cota 905, en julio de 2021, una parte de la banda salió en fuga, presuntamente hacia Colombia. De allí habría regresado alias «El Koki», cara visible de la organización criminal. Este, en alianza con alias «El Conejo», pretendía continuar la operación de narcotráfico que le habían encomendado los cárteles colombianos para trasladar la droga por una ruta segura hacia el centro del país.

Dicha ruta ya había comenzado en Caracas, con las garitas que atravesaban la ciudad y pretendían sacar hacia la zona montañosa de Miranda. Después continuó, en unas estructuras parecidas, a través de Las Tejerías, estado Aragua.

Al ser abatido alias «El Koki» durante el enfrentamiento con los cuerpos de seguridad del Estado en el despliegue de la operación Cacique Guaicaipuro II, en febrero de 2022, alias «El Conejo» emprendió su fuga y posterior atrincheramiento en las zonas rurales de Aragua. De «El Vampi» y «El Garbis» aún se desconoce el paradero, aunque jefes policiales creen que estarían en Colombia y Los Valles del Tuy, estado Miranda, respectivamente.

Ataques recientes tanto en Las Tejerías como en la Cota 905 serían indicios de que estas bandas estarían procurando situaciones violentas que movilizaran a las autoridades de sus puestos de comando para atacar y retomar el poder de las zonas que hasta hace poco dominaban criminalmente.

Las órdenes que tienen estos grupos es restituir esas rutas seguras para que los cárteles del narcotráfico colombiano puedan trasladar la droga por el interior del país, ahora con la anuencia de Wilexis Alexander Acevedo Monasterios, alias «Wilexis».

Durante una nueva emisión de su programa dominical Tubazos de LaIguana.TV, Rojas también abordó el tema de los secuestros en Barinas a partir del caso de la joven Franyeli Guerrero, quien fue liberada el 19 de mayo de este año tras permanecer casi 5 meses raptada en el referido estado. 

El comunicador inició recordando que el pasado 19 de mayo el ministro para las Relaciones Interiores Justicia y Paz, Remigio Ceballos, anunció mediante su usuario en la red social Twitter sobre el rescate de Guerrero luego de 140 días de secuestro.

En este orden de ideas, Rojas realizó una serie de preguntas a propósito del contexto: “¿Quién es Franyeli Guerrero?, ¿por qué la secuestran?, ¿cuál es el valor más allá de un ser humano que tiene esta joven para el grupo o grupos que la secuestraron?”.

Explicó que la muchacha de 23 años de edad, técnico en radiología, fue retenida el pasado 30 de diciembre de 2021 cuando salía de un centro comercial, ubicado en Barinas, donde acudió para hacerse una manicure.

Desde entonces los raptores empezaron a mantener contacto con los familiares, a los cuales exigieron una alta suma en dólares a cambio de la liberación. “De ese proceso se conoce poco, pero cuando el ministro Ceballos divulgó en la plataforma digital la liberación de la mujer, la prensa regional ventiló una cifra en dólares que pedían los secuestradores. Hasta ahora no sabemos sí esa cantidad fue cancelada”, comentó el presentador.

Cuatro detenidos por el secuestro de la joven de Barinas

Agregó que el titular de la cartera de Interior también informó en su interacción que por el caso resultaron detenidas cuatro personas, sin embargo, no citó la identidad de los involucrados.

“Suponemos que por el proceso de investigación, pero de manera extraoficial periodistas de sucesos revelaron los nombres de los 4 capturados: Jesús Guerrero (familiar de la víctima), Mariana Dugarte Gastelbondo (la cuidadora de la víctima), Elvis Villareal, y Ernesto Sierra (exfuncionario del Cicpc)”, precisó.

Exagente del Cicpc presuntamente murió en enfrentamiento durante trasladado a Caracas

En cuanto al exfuncionario del Cicpc capturado, explicó que presuntamente murió en medio de una operación que se efectuó el 26 de mayo en la autopista a la altura del pueblo de San Mateo, en Aragua.

Al aludido lo trasladaban desde Barinas hasta Caracas en una patrulla y, según versiones, intentó ahorcar al chofer de la unidad, lo que desencadenó un enfrentamiento entre él y los efectivos que los custodiaban. “Presuntamente murió abatido durante la refriega”, acotó Rojas.

En relación a estos hechos, el Ministerio Público abrió una investigación.

Datos extraoficiales relacionados al secuestro y posterior liberación de la joven Guerrero

En su momento y cuando el ministro Ceballos anunció el rescate de Franyeli también emitió sus felicitaciones a los efectivos del Cicpc que se encargaron del procedimiento que dio con liberación de la muchacha, quien se encontraba en un fundo en las poblaciones barinesas de Sabaneta y Libertad de Barinas.

En datos extraoficiales se presume que este secuestro fue cometido por un grupo irregular que opera en el corredor Barinas-Apure. Recordemos que en 2021 se registraron conflictos entre esta área de los llanos centrales y occidentales del país, puntualmente se originaron enfrentamientos entre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y organizaciones irregulares que se dedican a vigilar una ruta de la droga, localizada en la frontera de Apure con Colombia.

“Todos los caseríos que comprenden el municipio José Antonio Páez, cuya capital es Guasdualito y que está colindante con poblaciones colombianas como Arauquita. Y allí el año pasado mencionamos esas poblaciones como escenarios de esos enfrentamientos”, manifestó Rojas.

De acuerdo con el comunicador, un grupo -que al parecer maniobra en el mencionado corredor Apure-Barinas de la frontera llanera con el vecino- país fue el autor del secuestro de Guerrero. “Se trata de corredores viales donde pasan cargamentos de droga proveniente del territorio neogranadino”, apuntó.

Indicó que en todo este 2022 se ha desplegado en Apure la Operación Vuelvan Caras para desalojar a estos grupos irregulares que “son como los colaboradores de las mafias del narcotráfico colombiano, que a su vez están en la búsqueda de otras rutas para el desplazamiento de los cargamentos de drogas”.  “Ya hemos mencionado que han utilizado a bandas como la del Tren del Llano, la cual ideaba instalar una base de operaciones en Zaraza, estado Guárico, para concretar una nueva vía de tráfico de sustancias ilícitas y que abarcara los llanos orientales y centrales, toda esta realidad o contexto es la que rodea el secuestro de Franyeli Guerrero”, reveló el conductor del programa.  

Señaló que el seguimiento que se ha realizado respecto a este secuestro, lleva a que fue ejecutado por irregulares que se manejan en el corredor Apure-Barinas.

Modalidad del secuestro largo

A juicio de Rojas, la particularidad del secuestro largo no se cultivó por grupos delictivos venezolanos en los últimos años y no es usual dentro de sus prácticas. “Aquí se orientaron y aplican es el secuestro breve o secuestro exprés, incluso durante la Operación Guaicaipuro I -que se desarrolló en la Cota 905- logró la expulsión de una mega organización que operaba en esta localidad caraqueña. “Los funcionarios policiales detectaron unas 35 viviendas que eran utilizadas para enfriar a las víctimas de secuestro breve que tras el pago de los familiares las liberaban”, dijo.

Reveló que esta peculiaridad del secuestro largo lo ejerce la narcodelincuencia colombiana y citó sobre el último secuestro largo que ocurrió en Venezuela, en abril de 2006 con los hermanos Faddoul, quienes estuvieron 38 días en cautiverio y posteriormente fueron asesinados por sus captores, entre ellos funcionarios de la extinta Policía Metropolitana. El juicio se llevó a cabo en el Circuito Judicial Penal de los Valles del Tuy, estado Miranda. 

Ahora bien, en el caso de Guerrero resta saber la identidad y las características del grupo irregular que presuntamente perpetró su secuestro. La investigación de los organismos de seguridad que está guiada por el Ministerio Público se encuentra en progreso. 

Ratificaron condena de 23 años a secuestradores por caso que sucedió en 2015 en Barinas

Para finalizar, el periodista apuntó que recientemente la Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) analizó un caso de secuestro que se cometió en el 2015 en Barinas y ratificó una condena de 23 años contra integrantes de un grupo delictivo que operaba en la entidad: Pedro Felipe Graterol Benítez, Leomar Alejandro Rondón Terán, Eduard Albarrán Mejías y Nelson Briceño Padilla.

La sentencia redactada por la magistrada Carmen Marisela Castro relató cómo acontecieron los hechos. La sentencia condenatoria fue publicada en octubre de 2016 y dejó acreditada la comprobación sobre la participación y culpabilidad de los individuos en el secuestro contra Antonio Cennamo Nicoletti.

Los acusados apelaron a la pena de 23 años y presentaron una serie de denuncias como irregularidades en el proceso penal, incumplimiento o mala aplicación de la ley y demás, por lo que la Sala Penal procedió a un análisis, luego determinó que eran infundadas, las desestimó y confirmó la referida condena. 

(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook