Las fuerzas rusas están teniendo posiblemente su mejor racha desde que comenzó la operación especial militar en Ucrania hace cuatro meses, informó ‘CNN’.

Eliminaron la mayor parte de las defensas ucranianas en la región de Lugansk, consolidaron el control de un cinturón de territorio en el sur, mejoraron su estructura logística y de mando y redujeron la eficacia de los drones de ataque ucranianos, señala la publicación.

En la última semana, el Ejército de Rusia avanzó en Severodonetsk y el sur de Lisichansk. Además, se acercan al cinturón de ciudades industriales de la región que se extiende hacia el sur desde Slaviansk, pasando por Kramatorsk.

En Lisichansk y en muchas de las ciudades repartidas en las líneas de combate, que atraviesan cinco regiones, los ucranianos podrían enfrentarse a lo mismo que ocurrió en Severodonetsk, donde fueron bombardeados para que se retiraran.

El dilema inmediato para los militares ucranianos radica en si seguirán comprometidos con la defensa de Lisichansk con el riesgo de perder tropas y armas en caso de que la ciudad resulte cercada y si los dirigentes políticos de Ucrania ordenarán una retirada hacia nuevas líneas defensivas, se pregunta CNN.

«Uno de los partidarios más comprometidos del presidente Zelenski, el primer ministro británico, Boris Johnson, es consciente del riesgo de una «fatiga de Ucrania» a medida que el campo de batalla parece inclinarse a favor de Rusia», indica la publicación.

(Sputnik)

Comentarios Facebook