El presidente argentino, Alberto Fernández, pidió a la justicia de la provincia de Jujuy y a la Corte Suprema de Justicia de su país que comience «a enmendar las barrabasadas jurídicas» asociadas al proceso contra la dirigente barrial Milagro Sala, recluida en un centro de salud tras presentar un cuadro de trombosis venosa profunda.

«En el año 2016, pedí ver a Milagro Sala. Me dieron como fecha el 31 de diciembre, pensaron que de ese modo iba a desistir en verla, me vine el 31 de diciembre a verla. La escuché, estudié sus causas, escuché su caso. Mi ministra de Mujer, Género y Diversidad fue abogada de Milagro Sala. Conozco en detalle la situación procesal de cada uno de sus juicios y por eso sé de lo que hablo», manifestó el mandatario este miércoles ante los medios, tras visitar a la lideresa.

El portal de periodismo de datos abiertos La Tabla apunta que «la visita la hizo tras divulgarse (…) que en su hospitalización, la policía que la custodia se mantiene junto a su cama y desconoce derecho a la intimidad durante actos médicos» y ratificó que la actuación de la justicia ha violado el Estado de Derecho.

Esta fuente también recoge que la exdiputada y embajadora Alicia Castro demandó a Fernández que indultara a Sala, «pero es obvio que eso (aún) no está entre las opciones».

Del mismo modo, el medio venezolano recopiló las reacciones de la oposición encabezada por el expresidente Mauricio Macri, que a viva voz acusó a su sucesor de amenazar «todo el orden democrático» con la visita a la lideresa popular, a quien su gobierno encarceló en 2016, tras años de hostigamiento por parte de las autoridades provinciales.

En 2019, Milagro Sala recibió una condena a 13 años de cárcel por los delitos de fraude a la administración pública y desvío de fondos públicos, supuestamente cometidos en el marco de un programa de construcción de viviendas sociales, si bien la sentencia no ha sido ratificada.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook