Los habitantes de la ciudad alemana de Hamburgo deben estar preparados para un posible racionamiento del agua caliente y una limitación de la temperatura máxima de la calefacción en invierno en medio de una grave escasez de gas, afirmó el senador de Medio Ambiente local mientras Alemania se prepara para una posible interrupción de las importaciones de gas ruso.

«En cualquier caso, eso no se puede descartar», señaló Jens Kerstan, del Partido de Los Verdes, en una entrevista con el diario Hamburger Abendblatt publicada este sábado.

«Estamos en una crisis mucho peor de lo que la mayoría de la gente cree», explicó Kerstan. El político recomendó a los habitantes de Hamburgo no tomar baños, reducir el tiempo de las duchas e instalar cabezales de ducha que ahorren energía y termostatos modernos, además de ajustar los calentadores.

A finales de junio, Alemania activó el segundo nivel de su plan nacional de emergencia de gas, pasando a la fase de alerta, después de que Rusia redujera sus entregas a través del gasoducto Nord Stream 1. De llegar al tercer nivel, el Gobierno Federal estaría facultado para racionar el hidrocarburo.

Actualmente, el Gobierno está instando a los ciudadanos y empresas a reducir su uso de energía para ayudar al país a llenar sus depósitos de gas de cara al invierno, pero las ciudades también están considerando otros tipos de medidas restrictivas, informa Reuters.

En este contexto, Kerstan no descartó que el agua caliente solo podría estar disponible a determinadas horas del día y que se establezca una limitación general de la temperatura máxima de calefacción en la urbe.

Posibles restricciones a la industria

En vista a todo ello, Kerstan instó también a las empresas a prepararse para una eventual escasez de gas. «Las empresas deben ser conscientes de esto. Sería un error si la industria dijera ahora: ‘Hemos hecho todo lo posible para ahorrar dinero, las medidas adicionales son demasiado costosas para nosotros'», dijo el senador.

De acuerdo con el plan federal, los hogares y las instituciones críticas, como los hospitales, tendrían prioridad sobre la industria en la tercera fase de emergencia.

Asimismo, a medida que los precios de la energía siguen aumentando de forma vertiginosa, Kerstan espera nuevos paquetes de ayuda del Gobierno federal, especialmente para las personas de bajos ingresos.

(RT)

Comentarios Facebook