Pocas horas después de la masacre que dejó seis muertos y 36 heridos en Chicago, otro tiroteo provocó caos y pánico en medio de los festejos por el 4 de julio en Estados Unidos. Esta vez fue en Filadelfia, donde dos policías resultaron heridos en un confuso episodio que provocó corridas de la multitud que asistía a un espectáculo de fuegos artificiales por el Día de la Independencia de ese país.

Según el canal ABC News, uno de los policías sufrió solo un rasguño en la frente gracias a que su gorra frenó la bala. El otro, que estaba asignado al escuadrón antibombas del condado de Montgomery, sufrió una herida de bala en el hombro derecho.

Ambos fueron trasladados al Hospital de la Universidad de Jefferson para recibir tratamiento, según el canal local WPVI, y la policía dijo que fueron dados de alta.

“Es milagroso que la bala se detuviera en su sombrero. Creo que inicialmente subió por el interior, golpeó su frente y luego la bala se detuvo en su sombrero”, dijo la jefa de la policía de Filadelfia, Danielle Outlaw.

(TN)

Comentarios Facebook