El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, respondió a las críticas que recibió por la postura que adoptó durante su encuentro con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en su reciente visita a Washington.

Las críticas fueron principalmente por la postura que adoptó durante el encuentro con medios que encabezó junto al presidente estadounidense y por no haberse desabotonado el saco cuando estaba sentado.

Durante la conferencia matutina del 14 de julio, el mandatario mexicano aseguró que habló de «manera sincera» con Biden y se sentó como siempre por la confianza que sintió en el momento, porque a pesar de que sí leyó el Manual de Carreño «uno debe ser auténtico».

López Obrador consideró que quienes lo criticaron les fascina «toda esa formalidad casi monárquica», pero bromeó y afirmó que en realidad no se desabotonó el saco para que no lo criticaran por su panza.

«Que no me desabroché el saco… No, pues se me iba a ver la panza. Y entonces: ‘Miren la panza por la barbacoa, los tamales de chipilín, los chanchamitos, los tlacoyos y la torta de chilaquil'», bromeó el titular del Poder Ejecutivo.

Al hablar sobre su visita a EEUU, Andrés Manuel López Obrador destacó que tanto Joe Biden como la vicepresidenta de EEUU, Kamala Harris, valoran mucho la cultura mexicana y los calificó como buenas personas.

(Sputnik)

Comentarios Facebook