Tras hacerse públicos unos audios en los que se reveló una campaña de difamación contra el exlíder del partido izquierdista español Unidas Podemos, Pablo Iglesias, el político conversó en exclusiva con teleSUR sobre el caso, que fue tramado por los periodistas Antonio García Ferreras (La Sexta) y Eduardo Inda (Ok Diario), en compañía de altos funcionarios del gobierno del derechista Partido Popular.

Al ser inquirido por la periodista Patricia Villegas sobre si Ferraras habría montado el falso escándalo tras recibir un pago, Iglesias descartó esa opción y aventuró que posiblemente lo había hecho porque «su compromiso es con el poder».

Comentarios Facebook

«Él dice en esa conversación también ‘nosotros queremos ser una televisión del Estado, que es defender la monarquía y defender un poder tradicional, que para nosotros está por encima de la ley y por encima de la democracia», refirió.

Asimismo, cuando Villegas lo conminó a que externara qué le preguntaría a Ferraras si tuviera la ocasión de acudir al espacio que mantiene en la cadena La Sexta, enfiló sus dardos hacia las consecuencias deontológicas del ataque que recibió.

«Lo que yo le preguntaría a Ferreras es si todavía es capaz de llamarse a sí mismo periodista y todavía es capaz de llamarse a sí mismo demócrata (…), si es capaz de aguantarle la mirada a todas las personas a las que les ha dado lecciones acerca de lo que es el periodismo o si es capaz de aguantarme la mirada a mí, si es capaz de aguantarme la mirada después de haber estado diciendo en televisión que yo podía haber tenido una cuenta en Granadinas en la que me estaba pasando dinero. Creo que eso no tiene nombre y no sé si me aguantaría la mirada», dijo al respecto.

El País recuerda que el 6 de mayo de 2016, el portal OK diario publicó que en marzo de 2014, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, había depositado 272.325 dólares en una cuenta que Iglesias tenía en las islas Granadinas, un reconocido paraíso fiscal, presuntamente dirigidos a financiar el partido, que se había inscrito formalmente en el registro español dos meses atrás.

Según se desprende de los audios, el bulo tenía el propósito de horadar la imagen de Podemos ante la opinión pública, al mostrar por un lado que los 69 escaños que obtuvo la organización en las legislativas de diciembre de 2015 y que convirtieron a su líder en una pieza clave para la coalición, había sido financiado por un gobierno extranjero al que la prensa y el gobierno del Partido Popular habían catalogado cuando menos de autoritario y ultraizquierdista y de otra, impedir que triunfara en las elecciones de 2016, algo en lo que tuvieron éxito, pese a los desmentidos de Iglesias.

En la tramoya también participó el entonces director de la Policía Nacional, José Manuel Villarejo, quien a poco de este escándalo se reunió con Ferreras y otro alto jerarca mediático español, Mauricio Casals, como consta en las grabaciones filtradas.

«Los de Podemos no se esconden. El día de Eduardo Inda, el del otro día de la factura. Yo llamo a Eduardo y le digo, el documento este del… Gobierno venezolano, la transferencia de las Granadinas, Eduardo, yo te meto en directo. Perfecto. Quiero un informativo contigo, dos de la tarde, máxima audiencia (…) Eduardo es como mi hermano, aunque discrepamos mucho y discutimos mucho», aseguró Ferraras en su intercambio con Villarejo.

Aunque el jefe policial calificó de «chungo» –burdo– el montaje, estuvo de acuerdo con respaldar la versión de los periodistas basada en pruebas fabricadas y garantizó que el caso no prosperara ante la justicia, pues aunque Podemos interpuso la correspondiente denuncia, la causa fue archivada por una jueza afín al Partido Popular.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook
center>