El Reino Unido activó la prohibición de importar oro desde Rusia y adelantó una restricción similar respecto al carbón y el petróleo. 

Una enmienda al reglamento de sanciones, publicada hoy, prohíbe la importación de petróleo y sus derivados, carbón y sus derivados, así como el oro y la adquisición, suministro y entrega directa o indirecta, de estos bienes. 

También prohíbe la prestación de asistencia técnica, servicios y fondos financieros y servicios de intermediación relacionados con estos bienes. 

«La prohibición de importar oro entró en vigor el 21 de julio, la prohibición de importar carbón entrará en vigor el 10 de agosto de 2022 y la prohibición de importar petróleo entrará en vigor el 31 de diciembre de 2022» aclaró el Gobierno británico. 

El 20 de julio el canciller ruso, Serguéi Lavrov, señaló que el potencial de las sanciones antirrusas se ha agotado. 

Por su parte, el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, afirmó el 15 de julio que las sanciones impuestas a Rusia repercuten en las economías europeas más de lo que había esperado.  

«Al principio pensé que solo nos habíamos disparado a nosotros mismos en el pie, pero ahora está claro que la economía europea se ha disparado a sí misma en los pulmones, y está boqueando», dijo en una entrevista. 

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció el pasado 24 de febrero el inicio de la operación especial para desmilitarizar y desnazificar Ucrania. Esta medida fue tomada después de que las Repúblicas de Donetsk y Lugansk solicitaron ayuda para hacer frente al genocidio por parte de Kiev en Donbás. Desde entonces, varios países occidentales activaron una serie de baterías de sanciones individuales y sectoriales con el fin de desestabilizar la economía rusa. 

Según la base de datos Castellum.AI, Rusia es ahora el país más castigado por las sanciones, por delante de Irán, Siria, Corea del Norte y Venezuela. Del 22 de febrero al 20 de julio se activaron más de 8.700 nuevas medidas restrictivas en relación con Rusia, en adición a las casi 2.700 que ya estaban en vigor. 

El mandatario ruso, Vladímir Putin, sostiene que la estrategia a largo plazo de Occidente consiste en contener y debilitar a Rusia, y que las sanciones suponen un duro golpe a la economía global. 

(Sputnik) 

Comentarios Facebook