La tarde de este viernes funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) y de la Policía de Chacao acudieron a la estación de servicio PDV Blandín, frente al Centro Comercial San Ignacio en Caracas, tras recibir alertas de la presencia de un presunto artefacto explosivo.

Según comunicara el periodista Román Camacho en Twitter, los expertos de la Unidad Antiexplosivos determinaron que se trataba de una maleta abandonada y no de una bomba.

Fotografías tomadas desde las proximidades del sitio mostraron que el suministro de combustible se interrumpió y el lugar fue acordonado durante la inspección.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook