Felipe VI ha provocado una polémica en las redes sociales de Colombia tras la toma de posesión de Gustavo Petro, al difundirse un video en el que se ve cómo no se levanta junto al resto de mandatarios internacionales al paso de la urna en la que se trasladó la espada de Simón Bolívar junto al nuevo presidente colombiano.

La primera orden que dio Petro como presidente, después del acto de jura del cargo y la imposición de la banda presidencial, fue, precisamente, que se colocase a su lado la espada del libertador de los principales países de la región hace más de doscientos años. Esta orden no estaba prevista en el protocolo del acto que duró más de tres horas y provocó que se interrumpiese la toma de posesión.

Varios oficiales colombianos de la Casa Militar trasladaron la urna con la citada espada desde el Palacio de Nariño, sede de la Presidencia colombiana, para colocarla junto a la tarima presidencial. Al paso de los oficiales por el estrado de autoridades, Felipe VI decidió quedarse sentado.

En el vídeo que ha aparecido en las redes sociales colombianas solo se ve a una parte de las autoridades. Todos ellos, a excepción del Rey, se levantan al paso de la espada de Bolívar. El mandatario chileno, Gabriel Boric, incluso aplaude ese momento de la ceremonia del presidente electo.

Petro juró este domingo como presidente de Colombia, cargo al que llega para suceder a Iván Duque, ante una multitud que lo ha ovacionado en la Plaza de Bolívar de Bogotá. «Prometo a Dios y prometo al pueblo cumplir fielmente la Constitución y las leyes de Colombia», señaló el nuevo mandatario al juramentar ante el presidente del Congreso, Roy Barreras.

Petro glosa la espada de Bolívar

El mandatario fue investido por la senadora María José Pizarro, hija de Carlos Pizarro, quien fue compañero de Petro en la guerrilla del M-19 y que cayó asesinado en 1990 cuando era candidato presidencial en un momento en el que la intención de voto le daba un 60%.

De traje azul y corbata negra, recibió la banda presidencial y tomó juramento a la ambientalista Francia Márquez como la primera vicepresidenta afro de Colombia. «Juro a Dios y al pueblo cumplir fielmente la Constitución y las leyes de Colombia y también juro ante mis ancestros y ancestras», dijo Márquez en su juramento, en el que añadió su ya característica frase: «Hasta que la dignidad se haga costumbre».

Petro, que sucede en el poder a Duque, gobernará durante cuatro años un país de 50 millones de habitantes que por primera vez ha ingresado a la órbita de la izquierda. El que fuera el líder de la oposición en las últimas dos décadas inicia su gobierno con una batería de reformas en mente y las expectativas a cuestas de la mitad del país que votó por él en las elecciones del 19 de junio.

Como su primer acto de Gobierno, ordenó que la espada del Libertador Simón Bolívar, un símbolo de su lucha guerrillera y luego política, sea llevada a la tarima donde se lleva a cabo la ceremonia de investidura. «Como presidente de Colombia solicito a la Casa Militar traer la espada de Bolívar, una orden del mandato popular de este mandatario», señaló Petro en medio de una ovación de la multitud que asistía al acto. En representación de España también acudió el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares Bueno.

(theobjective.com)

Comentarios Facebook