El Servicio Federal de Seguridad ruso (FSB) desclasificó archivos que muestran cómo la inteligencia de la Alemania nazi utilizó a los nacionalistas ucranianos mientras preparaba al Tercer Reich para un ataque a la URSS. 

Los dirigentes de la inteligencia militar alemana capturados al final de la Gran Guerra Patria, y también después, dieron un testimonio detallado durante la investigación en la URSS sobre la participación de los nacionalistas ucranianos en la preparación del ataque a la Unión Soviética y su colaboración con los nazis. Esta información se incluyó en los materiales del Tribunal de Núremberg. 

Entre los documentos publicados ahora en el sitio web del FSB se encuentra una fotocopia del informe del interrogatorio de un miembro de la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN, organización conocida como extremista en Rusia) Alexandr Pashkévich por parte de los oficiales de contrainteligencia militar soviéticos SMERSH el 15 de mayo de 1945. 

«La primera vez que establecí contacto con la inteligencia alemana fue en noviembre de 1939 a través de mi antiguo camarada Eugenio Veretena. Veretena vino a mi piso y dijo que los de OUN debían ayudar a los alemanes, ya que estos podrían organizar una Ucrania independiente. Estuve de acuerdo con él. Unos días más tarde, me llevó a ver a un alemán, que resultó ser el jefe de un Abvergroup, alias Dr. Majewski», dijo Pashkévich en el interrogatorio. 

Los documentos clasificados también revelan que el plan de la OUN era matar a los soldados soviéticos durante la toma de Berlín. Los nacionalistas ucranianos, que ayudaban a los nazis a defender Berlín en 1945, debían quemar los tanques soviéticos en emboscadas y matar a los soldados del Ejército Rojo y también organizar atentados terroristas, según documentos de archivo publicados por el FSB. 

Mijaíl Muja, un oriundo de Ucrania occidental, reveló durante su interrogatorio que, tras el estallido de la Gran Guerra Patria (el segmento 1941-1945 de la Segunda Guerra Mundial), se unió a la OUN con el deseo de ayudarla a establecer un Estado ucraniano independiente y reclutó a otras cuatro personas para hacerlo. 

«Todos deben quedarse donde están, y si el Ejército Rojo se abre paso, hay que destruir sus comunicaciones, quemar los tanques y matar a sus oficiales», así reveló las órdenes del centro de comando de Berlín. 

Los de la OUN planeaban utilizar las armas abandonadas por las unidades alemanas en retirada, «así como las armas obtenidas mediante la eliminación de soldados individuales del Ejército Rojo» para defender Berlín, agregó. 

(Sputnik) 

Comentarios Facebook