Las redes sociales permiten que las personas puedan conectarse con otros usuarios desde cualquier punto del mundo. Estén a metros o a miles de kilómetros, es una forma de poder contactar al instante. WhatsApp, por ejemplo, es la aplicación de mensajería instantánea más famosa del mundo. Desde su creación, cuenta con millones de descargas y continúa implementando nuevas herramientas para garantizar la seguridad de los usuarios y mejorar como plataforma.

Pero esta forma de comunicación también cuenta con sus desventajas: abusos, acosos, bullying o demás están al acecho de cualquier persona que tiene abierta una cuenta en una red social, así como la exposición a situaciones peligrosas o de una fuerte vulnerabilidad social.

Con el fin de evitar los mensajes de odio y discriminación, WhatsApp ha censurado palabras en las conversaciones que podrían bloquear la cuenta de cualquier usuario si la envía a sus contactos. Un desarrollo que debe respetarse en base a los términos y condiciones de la aplicación, los cuales están para garantizar la continuidad del servicio.

Meta (antes Facebook) aboga por el fin del hostigamiento, discriminación o algún otro tipo de violencia por medio de sus servicios. Así, con la incorporación de las nuevas normas de uso en su reglamento, está prohibido escribir las palabras pornografía, pedofilia o términos derivados durante una conversación. Tampoco se puede utilizar palabras que la plataforma considere amenazantes, difamatorias o que inciten al odio, ya que son motivo de sanción.

Estas no son las únicas palabras prohibidas. También hay que estar atento a no vulnerar los derechos del servicio o alguna reglamentación que anule la cuenta, que incluye el envío de comunicaciones ilegales o inadmisibles, las declaraciones erradas, afirmaciones engañosas o fake news.

¿Qué hacer si WhatsApp bloquea mi cuenta?

El bloqueo de WhatsApp suele ser temporal. Sus intentos de mantener un espacio seguro y respetuoso para los usuarios, hasta ahora, no son sanciones muy duras. Por tanto, es fácil evadir esta nueva normativa, al menos, hasta que se desarrolle y la empresa sea más dura y castigadora.

En el caso de utilizar estas palabras o infringir la nueva normativa, la persona hostigadora o quien envió mensajes amenazantes tendría suspendido el perfil. La sanción que WhatsApp pondrá depende de la gravedad y la reincidencia, ya que, cuentas más veces se hayan utilizado esas palabras, mayor sería el castigo, obviamente.

La persona sancionada podría recuperarlo una vez atravesado el plazo correspondiente (suelen ser unos días). No obstante, puede suceder que la aplicación opte por instalar el bloqueo permanente, al igual que sucede en otras aplicaciones como Instagram, Facebook o Twitter.

Así, nunca podría usar el servicio desde ese teléfono móvil o dispositivos en los que usaba la aplicación hasta la sanción. Pero hay una posibilidad de evitar la sanción, ya que se podría optar por buscar un nuevo número y celular, para volver a acceder a esta plataforma.

(La Razón)

Comentarios Facebook