El viceprimer ministro de Polonia, Jaroslaw Kaczynski, afirmó que su país no acepta las exigencias de la titular de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, para ejecutar cambios en su sistema jurídico, además de rechazar el bloqueo de fondos operado por Bruselas.

Aceptar los requisitos de la Comisión Europea significaría un caos total para Polonia, afirmó el funcionario.

Además, el secretario del partido Ley y Justicia, en el Gobierno, Krzysztof Sobolewski, acompañó las declaraciones del vice primer ministro y agregó que el Gobierno de Polonia debe sacar todos sus cañones y responder a la Unión Europea, de acuerdo con la prensa local.

«Si hay un intento de bloquear el pago… y la Comisión Europea trata de presionarnos, entonces no tenemos más remedio que sacar todos los cañones de nuestro arsenal y responder con un bombardeo», declaró Krzysztof Sobolewski a la radio pública polaca.

El viceprimer ministro estimó que Bruselas busca someter a Polonia completamente a los criterios alemanes, luego de que la Comisión Europea se negara a descongelar 29.500 millones de euros (unos 30.680 millones de dólares) que forman parte de los fondos destinados por Bruselas a acelerar la recuperación económica polaca luego de las afectaciones derivadas de la pandemia de COVID-19.

Varsovia, dijo Kaczynski, ha hecho concesiones a los planes de la Unión Europea, sin que el ente multinacional hiciera lo mismo con sus obligaciones.

«Durante un tiempo hemos observado cómo es la política real de la CE con respecto a Polonia. Hemos sacado nuestras conclusiones y pronto podremos decir: donde las dan, las toman», afirmó.

«La CE y la UE trabajan dentro de unos marcos y de acuerdo a unos tratados que dan ciertas atribuciones a cada país de la UE. Intentaremos usar todas las posibilidades contempladas en los tratados de la UE (…) Estas incluyen el derecho de veto, que puede utilizarse de forma estricta o más amplia. Se puede usar tanto en las cosas menos importantes, pero como en las importantes. Aplicaremos la táctica del «diente por diente»», añadió Sobolewski.

Polonia cerró en julio la sala disciplinaria de su Tribunal Supremo, como exigió la Unión Europea para desbloquear los fondos, sin embargo Von der Leyen consideró insuficiente la medida para justificar el congelamiento de los recursos.

La diferencia entre Varsovia y Bruselas se da en un contexto en que distintos análisis geopolíticos estiman que históricamente la Unión Europea ha instrumentado medidas hostiles contra países periféricos, como Rumania y Grecia, a través de políticas de austeridad que benefician a centros económicos de la alianza internacional, como Alemania.

(Sputnik)

Comentarios Facebook