El presidente Nicolás Maduro informó este miércoles que los estados Aragua, Miranda, Barinas, Delta Amacuro, Sucre, Cojedes, Mérida y Táchira, así como la ciudad de Caracas resultaron afectadas por las fuertes precipitaciones registradas en el país durante las últimas horas.

Para ahondar en los detalles, el mandatario estableció contactos telefónicos con los gobernantes regionales o responsables políticos de las entidades.

El gobernador del estado Táchira, Freddy Bernal, refirió que los municipios Fernández Feo y Capacho Viejo sufrieron los embates de las lluvias, pero acotó que su administración tiene «capacidad de respuesta» para hacer frente a las dificultades derivadas.

Maduro indicó que en Caracas se desbordaron el río Guaire y varias quebradas, si bien ya se están realizando las correspondientes labores de limpieza de los cauces, para evitar futuras afectaciones.

José Vicente Rangel Ávalos, alcalde del municipio Sucre del estado Miranda, reportó que 120 viviendas resultaron afectadas en Petare, específicamente en los sectores los sectores La Línea, El Hueco y en la calle de los bomberos.

Rangel comunicó que cuadrillas de la alcaldía, Protección Civil y Bomberos están «sacando el lodo que dejó la crecida de el Guaire».

Entretanto, la alcaldesa de Caracas, Carmen Meléndez, aludió a deslizamientos en la parroquia El Junquito y al colapso de la Quebrada Caraballo, aunque manifestó que se realizaron desalojos preventivos y se están retirando los escombros de los cursos de agua.

Empero, las afectaciones más severas se produjeron en Barinas por la crecida del río Socopó, que afectó a 572 familias.

De acuerdo con lo expresado por el ministro de Comunas, Jorge Arreaza –designado por el mandatario para atender la emergencia– aunque las aguas descendieron momentáneamente, está lloviendo copiosamente en el estado Mérida y colapsó un muro de contención, por lo que están prevenidos ante un nuevo desbordamiento que luce inevitable.

Ante este panorama, Maduro instruyó a Arreaza a coordinar con el gobernador barinés, Sergio Garrido, para realizar todo cuanto fuera necesario para atender a los damnificados y corregir los problemas derivados.

El jefe de Estado ordenó a todas las autoridades locales y regionales, así como a los miembros de su gabinete, a mantenerse alertas y monitorear de cerca las lluvias.

«Este pueblo no está huérfano, este pueblo tiene quien lo proteja», sentenció.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook