Las tarifas de la electricidad baten nuevos récords en la Unión Europea con las importaciones limitadas de gas desde Rusia y Noruega, según los datos de las empresas operadoras de las redes de gasoductos.

La firma analítica Rystad Energy señala que los precios de la electricidad, tras la disminución de la semana pasada, vuelven a subir con la anormal ola de calor, el débil viento, la elevada demanda de gas y las entregas limitadas del combustible desde Noruega y Rusia como telón de fondo.

Los precios de la energía eléctrica en Alemania, Francia e Italia superan los 500 euros el megavatio hora.

El 17 de agosto la electricidad subió a 552 euros el megavatio en Alemania debido a la caída de la generación eólica y el alto costo de la producción de energía eléctrica con gas y carbón.

En Gran Bretaña, la energía eléctrica llegó a costar 486 euros el megavatio, récord anual, los analistas lo atribuyen al desplome de la generación de las plantas eólicas. Según la asociación WindEurope, el miércoles las centrales eólicas aportaron solo 9,1% a la matriz energética, siendo la norma en estos meses entre 11 y 20 por ciento.

«La semana 33 va a un nuevo récord semanal [de los precios de la electricidad] en la mayoría de los mercados con subidas importantes en Francia, Alemania, Gran Bretaña y los países del norte de Europa», advierten los expertos.

Mientras tanto, las importaciones del gas de Rusia por Ucrania y a través del gasoducto Nord Stream siguen siendo limitadas. Ucrania continúa bloqueando una de las dos tuberías de tránsito que lleva el gas ruso a la Unión Europea y deja pasar solo unos 40 millones de metros cúbicos diarios.

El bombeo de gas por el gasoducto Nord Stream, que conecta a Rusia y Alemania por el fondo del mar Báltico, se mantiene en 31 millones de metros cúbicos diarios, según los datos de Nord Stream AG, la firma que opera la infraestructura.

Los envíos del combustible por el Nord Stream comenzaron a disminuir a mediados de junio debido a las sanciones de la Unión Europea que obstaculizan la reparación de las turbinas. Los impedimentos llevaron a la disminución del transporte al 20% de la capacidad total de 170 millones de metros cúbicos diarios.

El alivio para el bloque comunitario podría llegar por el nuevo gasoducto Nord Stream 2, construido por un grupo de importantes empresas energéticas europeas, entre ellas la compañía rusa Gazprom.

La infraestructura que conecta a Rusia y Alemania por el fondo del mar Báltico, sigue bloqueada por el Gobierno de Olaf Scholz debido a sus pugnas geopolíticas con Moscú.

(Sputnik)

Comentarios Facebook