SAHARA-C.jpg

Durante la sesión de este martes del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas el Representante Permanente de la República Bolivariana de Venezuela, Rafael Ramírez, expresó que sobre el Sahara Occidental pesa un proceso de descolonización inconcluso que contraviene el derecho a la autodeterminación de los pueblos.

 

Ramírez enfatizó que “Venezuela asigna especial importancia al tratamiento de la cuestión del Sáhara Occidental, por considerarlo un proceso de descolonización inconcluso. Pese a los obstáculos que se han interpuesto en la materialización de sus aspiraciones de libertad y justicia, el pueblo saharaui ha defendido con valentía su inalienable derecho a la autodeterminación y soberanía desde hace más de cuarenta años”.

 

Indicó que es importante que los procesos impulsados por Naciones Unidas avancen para lograr la realización del referéndum para que sea escuchada la voz del pueblo saharaui, el cual ha sido postergado debido a tácticas dilatorias aplicadas por la potencia ocupante.

 

“Consideramos que esta iniciativa tendrá éxito si cesan las tácticas dilatorias de la potencia ocupante, Marruecos, y se expresa una mayor voluntad política para llegar a una solución justa, duradera y mutuamente aceptable, que incluya la libre determinación del pueblo Saharaui. Los obstáculos interpuestos por las autoridades marroquíes tienen por finalidad perpetuar la ocupación del territorio, incluida la modificación de su composición demográfica en perjuicio de los intereses legítimos de la población saharaui”. 

 

En relación con la situación de los refugiados y el tema de los derechos humanos, el diplomático venezolano expresó que resulta compleja, donde se han practicado detenciones arbitrarias y acciones violentas contra los manifestantes saharauis.

 

Ramírez señaló que “En lo que respecta al manejo soberano de los recursos naturales estratégicos de la República Saharaui, exhortamos a que se ponga fin al otorgamiento de concesiones para la explotación de los recursos naturales y mineros en la zona económica exclusiva que corresponden al territorio saharaui”.

 

Venezuela reconoce oficialmente a la República Árabe Saharaui Democrática desde el año 1983 y continuará apoyando a Naciones Unidas en las acciones necesarias para alcanzar un acuerdo entre el Reino de Marruecos y los Representantes del Frente Polisario, aseguró Ramírez.

 

A continuación el discurso de Rafael Ramírez, Representante Permanente de Venezuela ante Naciones Unidas, durante la sesión sobre la situación del Sahara Occidental:

 

Señor Presidente,

 

La República Bolivariana de Venezuela reitera su firme compromiso con la autodeterminación e independencia del Sahara Occidental, en consonancia con la resolución 1514 (XV) sobre la Concesión de Independencia a los Países y Pueblos Coloniales.

 

Venezuela asigna especial importancia al tratamiento de la cuestión del Sáhara Occidental, por considerarlo un proceso de descolonización inconcluso. Pese a los obstáculos que se han interpuesto en la materialización de sus aspiraciones de libertad y justicia, el pueblo saharaui ha defendido con valentía su inalienable derecho a la autodeterminación y soberanía desde hace más de cuarenta años.

 

En este contexto, observamos con preocupación que las negociaciones sobre el referéndum de autodeterminación se encuentran estancadas. En el año 1963, el Sahara Occidental fue incluido en la lista de los territorios no autónomos sin que hasta la fecha se haya puesto fin a esa situación colonial, no obstante los reiterados llamados de las Naciones Unidas efectuados tras la adopción de más de cuarenta resoluciones. 

 

Venezuela espera que el proceso de negociaciones impulsado por la ONU se reactive, con miras a la celebración del Referéndum de autodeterminación, de conformidad con el Plan de Arreglo de 1991 y la resolución 690 (1991), respetándose así la voluntad de los hermanos saharauis a favor de su independencia. Consideramos que esta iniciativa tendrá éxito si cesan las tácticas dilatorias de la potencia ocupante, Marruecos, y se expresa una mayor voluntad política para llegar a una solución justa, duradera y mutuamente aceptable, que incluya la libre determinación del pueblo Saharaui. Los obstáculos interpuestos por las autoridades marroquíes tienen por finalidad perpetuar la ocupación del territorio, incluida la modificación de su composición demográfica en perjuicio de los intereses legítimos de la población saharaui.

 

De igual manera, dichas tácticas dilatorias afectaron el cumplimiento de los mandatos del Enviado Personal del Secretario General, Embajador Chris Ross, y del Representante Especial para el Sahara Occidental, Sra. Kim Bolduc, a quienes se les permitió continuar con las consultas en la región para restablecer el contacto con los interlocutores luego de 9 meses de espera. Como miembros del Consejo de Seguridad, denunciamos tales acciones que entorpecen el proceso de negociación que permita alcanzar una solución política mutuamente aceptable, que prevea la libre determinación del pueblo del Sahara Occidental.     

 

Los continuos llamados de la comunidad internacional a favor de la autodeterminación y la independencia del pueblo saharaui se han expresado en las diversas resoluciones que el Consejo de Seguridad y la Asamblea General de la ONU adoptadas desde hace cuatro décadas, así como en los pronunciamientos de la Unión Africana, cuya organización regional también ha ratificado y reconocido esa legítima causa, en consonancia con la resolución 1514 (XV). El Sahara Occidental es el único territorio africano que permanece en situación colonial.

 

Señor Presidente:

 

 

Como se expresa en informes del Secretario General, la situación de los derechos humanos en el Sahara Occidental y los campos de refugiados es compleja. Se han registrado denuncias sobre detenciones arbitrarias y el uso excesivo de la fuerza contra manifestantes saharauis al reclamar el ejercicio pleno de su derecho a la libre determinación. Organizaciones de derechos humanos han referido condiciones graves de hacinamiento, de insalubridad y malnutrición, así como acceso limitado o nulo a atención médica en los lugares de privación de libertad. Preocupa igualmente lo señalado en el Documento de Trabajo preparado por la Secretaría (A/AC.109/2015/2) en el que se informa que miles de refugiados sufren una situación nutricional precaria.

 

 

Aún cuando la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el Referendum del Sahara Occidental) ha apoyado, entre otras tareas, la implementación de de programas de asistencia para atender la difícil situación de las familias saharauis desplazadas y separadas, lamentamos que el Consejo de Seguridad en su resolución 2218 (2015) no incluyera, por presión de algunos miembros permanentes, una ampliación del mandato de esa Misión en materia de derechos humanos, como fue recomendado por el Secretario General.

 

 

A tal efecto, llamamos a la comunidad internacional a adoptar las medidas pertinentes para promover el respeto de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario en el Sáhara Occidental y los campos de refugiados saharauis.

 

 

Por otra parte, en el marco del Tercer Decenio Internacional para la Eliminación del Colonialismo, instamos a este Comité a seguir aplicando el Plan de Acción del Decenio Internacional para la Eliminación del Colonialismo y recomendar el envío de misiones visitadoras al Sahara Occidental, con miras a conocer los avances del proceso de negociación.

 

Señor Presidente,

 

En lo que respecta al manejo soberano de los recursos naturales estratégicos de la República Saharaui, exhortamos a que se ponga fin al otorgamiento de concesiones para la explotación de los recursos naturales y mineros en la zona económica exclusiva que corresponden al territorio saharaui.

 

A tal efecto, solicitamos a aquellos países que llevan a cabo actividades económicas en el territorio saharaui en detrimento de los intereses de sus habitantes, a poner fin a esas prácticas, de conformidad con las disposiciones pertinentes de la resolución 2621 (XXV), del 12 de octubre de 1970.

 

Señor Presidente,

 

La hoja de ruta para la solución de la cuestión colonial saharaui está plasmada en el Plan de Arreglo para el Sahara Occidental aprobado por el Consejo de Seguridad en su resolución 658 (1990) y reafirmado en la resolución 690 (1991). El referéndum convenido debe concretarse cuanto antes de modo que el pueblo de la República Árabe Democrática Saharaui pueda ejercer su derecho a la libre determinación.  Expresamos nuestra preocupación, por la búsqueda de soluciones a este tema que promuevan arreglos fuera del Plan de Arreglo, conocidos como una tercera vía que pretende conceder una “autonomía tutelada” bajo soberanía marroquí del territorio,  lo que en realidad mantendría el status quo de la colonización. La independencia no se negocia, es un derecho inalienable del pueblo saharaui.

 

Por otra parte, respaldamos la decisión de la Cumbre de la Unión Africana, celebrada en Johannesburgo, del 14 al 15 de junio, en la cual los Jefes de Estado y de Gobierno acordaron solicitar a la Asamblea General de las Naciones Unidas definir la fecha de celebración del referéndum.  Venezuela apoya esta solicitud de la Unión Africana e insta al Comité de Descolonización a sumarse a este llamado.

 

 

Para concluir, nuestro país reconoce oficialmente a la República Árabe Saharaui Democrática desde 1983 y seguirá brindando su apoyo a las gestiones de facilitación realizadas por el Secretario General para propiciar un acuerdo entre el Reino de Marruecos y los Representantes del Frente Polisario, así como al trabajo del Comité de Descolonización, con el propósito de reactivar las negociaciones entre las partes que permitan celebrar el referéndum para que el pueblo saharaui pueda expresar su voluntad soberana a la plena independencia, de conformidad con el derecho internacional.

 

(Nota de Prensa)

 

rafael2306151.jpg

 

Comentarios Facebook