El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, protagonizó un insólito incidente, al dirigirse con amenazas y falta de respeto a la rectora y al secretario administrativo de la Universidad de Guadalajara Centro Universitario de los Valles (CUValles), situado en Ameca, Jalisco.

«Cuida lo que haces» y «no importa, que grite lo que quiera» fueron algunos de los comentarios que recibieron María Luisa García Batiz y León Dávila al intentar notificar al gobernador del retraso de más de 28 meses en las obras del centro educativo. «Tenemos obras atrasadas, tenemos un edificio que para nosotros es muy importante y te queremos dar información. Nada más esto», le dijo la rectora a Alfaro, sosteniendo en las manos la documentación a respecto, cuando el político acudió este viernes, sin aviso previo, a las instalaciones de la institución en el marco de su programa ‘Amor es Obras’, en el que promueve infraestructura a planteles universitarios.

«Hay 40 millones que no se han ejercido adecuadamente por el Instituto de la Infraestructura Física Educativa del Estado de Jalisco, obra contratada por usted. Aquí están las carátulas de los contratos. Aquí viene todo, y creo que no es adecuado lo que está pasando. No nos vengan a decir, en nuestra casa, cosas que no son ciertas», señaló Dávila, provocando aún más irritación al gobernador.

«Estás faltándole el respeto a los diputados, al presidente municipal y al gobernador. Nomás mídele bien tus palabras», respondió Alfaro, mientras su guardaespaldas se interpuso entre él y el trabajador del centro. Asimismo, sin mostrar interés alguno hacia el diálogo con García Batiz y Dávila, el político se colocó frente a la puerta de la entrada al CUValles para empezar a grabar un video promocional para su proyecto, motivo inicial de su visita. 

Posteriormente, dicho clip fue publicado en la cuenta de Twitter de Alfaro. En la publicación que lo acompaña, el político afirmó que «el grupo que controla a la Universidad» le «volvió a mandar provocadores». «La respuesta es la misma: frente a las mentiras, hechos», reza el comentario. 

«El mensaje a la comunidad universitaria es muy claro. Frente a las mentiras puede más siempre la verdad», sostuvo en la grabación. «Les mandamos un saludo desde Ameca, a pesar de que hay algunos enviados de la universidad gritando. Nosotros estamos listos para ejercer los recursos en esta universidad», agregó, al sentir que un hombre desde fuera del alcance de la cámara le grita que está mintiendo.

Sin embargo, la rectora universitaria explicó posteriormente, el porqué de la fuerte indignación hacia el retraso en las obras. «Esto nos afecta mucho porque no podemos ampliar la matrícula que, para nosotros, es importante, porque retrasan la posibilidad de crecer la matrícula de 1.500 alumnos y que tengan mejores condiciones de trabajo», precisó García Batiz.

Pese a las explicaciones de la rectora y los documentos acerca de los trabajos inacabados que le fueron entregados, Alfaro volvió a insistir que el incidente fue instigado por «provocaciones», a las que prometió responder «con trabajo y con cariño». 

«Diré una cosa nada más, ante las provocaciones y los excesos que están cometiendo, quienes forman parte del grupo que tienen secuestrada a la UdeG vamos a responder con trabajo y con cariño por la universidad, es lo único que vamos a hacer», señaló a los medios de comunicación locales.

(RT)

Comentarios Facebook