La familia del expresidente paraguayo Fernando Lugo evalúa, entre otras opciones, la posibilidad de trasladar al líder político a Argentina o Cuba para su proceso de rehabilitación después del accidente cerebrovascular que sufrió hace 21 días, dijo este miércoles su médico de cabecera y senador, Jorge Querey.

En una entrevista con la Radio Monumental, el legislador de izquierda aseguró que Lugo, de 71 años y recluido desde el pasado 10 de agosto en una unidad cuidados intensivos de una clínica de Asunción, está mejorando «pasito a pasito», aunque admitió que la evolución en la parte neurológica es «todavía insuficiente».

Querey explicó que, tras el retiro de los soportes, el exmandatario deberá encarar una fase de rehabilitación, para lo cual han explorado alternativas en el país y en el extranjero.

«La familia, básicamente, es la que está discutiendo eso», admitió el galeno, consultado sobre versiones de prensa que anticipan la posibilidad de que Lugo sea llevado a Buenos Aires.

En ese contexto, mencionó que «una posibilidad sí es Argentina» y la otra es Cuba.

No obstante, señaló como un inconveniente para el traslado del exgobernante a la isla el tiempo de vuelo y la dificultad para disponer de un avión ambulancia con autonomía para desplazarse sin escalas entre Paraguay y Cuba.

«Está en manos de la familia», insistió Querey, quien prometió informar «oportunamente» la decisión de los parientes.

Lugo, quien fue obispo católico, sufrió un accidente cerebrovascular asociado a una malformación arteriovenosa que requirió de una intervención quirúrgica.

El dirigente llegó en 2008 a la Presidencia paraguaya después de 61 años de predominio del Partido Colorado. Salió del poder en 2012 tras ser sometido a un controvertido juicio parlamentario por un desalojo de tierras, en el que murieron 6 policías y 11 campesinos.

(EFE)

Comentarios Facebook