La muerte de la Reina de Inglaterra el pasado jueves sorprendió al mundo un supuso un duro golpe para los británicos, que veían como una de sus símbolos más preciados desaparecía. Isabel II tenía 96 años y dos días antes de morir recibía en Buckingham Palace a la nueva primera ministra Liz Truss. Los rumores sobre su delicado estado de salud eran cada vez más frecuentes, pero nadie esperaba el rápido desenlace. De hecho. en la foto con la primera ministra, la sonrisa de la Reina acaparó la mirada de todo el mundo, logrando así desviar la mirada del notable moratón que tenía en la mano derecha que denotaba que había estado siendo medicada con una vía intravenosa.

Pero la triste noticia no ha pillado por sorpresa a todo el mundo. De hecho, los defensores de Nostradamus afirman que esta muerte ya estaba reflejada en sus profecías, escritas hace 500 años. De hecho, Michel de Notre-Dame, nombre real de Nostradamus, boticario de profesión, se convirtió rápidamente en trending topic en Twitter.

Nostradamus publicó en 1555 el libro “Les Prophéties (Las Profecías)”, en el que utilizaba frases enigmáticas, oscuras, muy metafóricas para hablar del futuro. Y cada año sus teorías generan mucho debate. Es cierto que muchas de las cosas que anunció no se han producido, pero sus defensores indican que muchas otras sí. Entre los grandes eventos que se supone que adelantó están el gran incendio que devastó Londres en el año 1566, 10 años después de la publicación del libro…. O el asesinato en 1610 de Enrique IV de Francia. Pero también las bombas atómicas que EE UU lanzó sobre Hiroshima y Nagasaki, el asesinato de JFK o el atentado contra las Torres Gemelas de Nueva York, del que ayer se cumplieron 21 años.

Sus cuatro principales predicciones para este año fueron debatidas por los expertos a finales del año pasado y llegaron a la conclusión de sus textos se referían a grandes desastres naturales provocados por el cambio climático, El fin de la Unión Europea tras el Brexit, la invasión de una gran ciudad europea y la muerte repentina de una figura política de nivel mundial.

Las dos últimas se han cumplido. Pero sobre la última, se generó un gran debate a principios de año en varios foros sobre teorías conspirativas. En uno de ellos, se apuntó que en un poema llamado “Century 8 Quatrain 97″, Nostradamus dejó escrito: “Al final de la guerra, las grandes potencias cambian. Cerca de la costa nacen tres hermosos niños. Arruinarán al pueblo cuando sean mayores de edad. Cambiarán el reino y no lo verán crecer más”.

Los especialistas en Nostradamus indican que este poema hace clara alusión a los tres de ocho los nietos de la reina: el príncipe Harry, el príncipe William y la princesa Beatriz. Y la gran guerra de la que habla es la del conflicto de las Malvinas con Argentina.

Algunos apuntan incluso que Nostradamus indicó que la monarquía británica podría entrar en declive tras la muerte de la Reina Isabel. Es lógico que den por hecho que el reinado de Carlos III sea breve debido a su avanzada edad, 73 años. Sin embargo, aventuran que cuando William acceda al trono, tendría en mente acabar con la monarquía y convertirla en una república.

Mientras eso sucede, Carlos III empieza una gira por Escocia, Gales e Irlanda del Norte para salvar Reino Unido. El cuerpo de la Reina será llevado hasta la catedral de St. Giles, donde habrá un servicio religioso al que asistirán miembros de la familia real, incluido Carlos III. El ataúd de la soberana permanecerá unas 24 horas en la catedral para que la población pueda rendirle tributo.

(La Razón)

Comentarios Facebook